Si bien esta afección ha sido difícil de diagnosticar durante años, se ha pensado con frecuencia que la disfunción de la articulación sacroilíaca constituye uno de los orígenes del dolor lumbar o el dolor de piernas. La articulación sacroilíaca, que conecta el hueso triangular en la parte inferior de la columna vertebral (el sacro) con la pelvis, puede ser una fuente de dolor si su movimiento normal se perturba. Más específicamente, el dolor de la articulación sacroilíaca puede ser consecuencia de demasiado movimiento o demasiado poco movimiento. Consulte los siguientes recursos para aprender más acerca de la disfunción de la articulación sacroilíaca, incluyendo cómo se diagnostica y se trata.