El dolor de piernas puede variar desde una molestia leve que aparece y desaparece, hasta dolor que hace que sea difícil conciliar el sueño, caminar o realizar actividades simples cotidianas. El dolor puede tomar muchas formas diferentes: algunos pacientes describen el dolor como intenso, agudo, punzante o ardiente, y puede estar acompañado de otros síntomas, como la sensación de alfileres y agujas, o el entumecimiento o la debilidad de pies o piernas.

El dolor de piernas puede ser consecuencia de un problema en la pierna, pero a menudo comienza con un problema en la parte baja de la espalda, donde nace el nervio ciático, y luego se desplaza a lo largo del trayecto del nervio (lo que se llama ciática).

Consulte Lo que usted debe saber sobre la ciática

Por esta razón, el diagnóstico de cualquier persona con dolor de piernas; dolor de pies; o debilidad o entumecimiento en la pierna, el tobillo o el pie debe incluir un examen de la parte baja de la espalda.

Síntomas del dolor de piernas y descripciones

No todos los dolores de piernas derivados de problemas de la parte baja de la espalda se presentan de la misma manera. El dolor de piernas causado por un problema en la parte baja de la espalda a menudo se acompaña de otros síntomas, como entumecimiento o debilidad en la pierna, o dolor en el pie, y el tipo de dolor de piernas puede variar mucho de un paciente a otro.

Article continues below

In This Article:

Algunas descripciones típicas del dolor de piernas y los síntomas acompañantes son:

  • Dolor ardiente. Algunas personas que sufren dolor de piernas sienten un dolor punzante que a veces se irradia desde la parte baja de la espalda o las nalgas hacia abajo por la pierna, mientras que otros se quejan de un dolor intermitente que se dispara desde la parte baja de la espalda baja por la pierna y, ocasionalmente, el pie. Las palabras que los pacientes utilizan para describir este tipo de dolor ardiente en las piernas incluyen: dolor que se irradia, eléctrico o punzante que se siente, literalmente, como una sacudida. A diferencia de muchas formas de dolor lumbar que a menudo pueden ser un dolor sordo, para muchos, el dolor de piernas puede ser insoportable y casi intolerable. Este tipo de dolor ardiente es bastante típico cuando una raíz nerviosa en la columna lumbar se irrita, y a menudo se hace referencia a este como ciática.
  • Entumecimiento u hormigueo en las piernas. Cualquiera que haya sentido que la pierna o el pie "se le duerme" y luego vuele gradualmente a la normalidad puede imaginar lo que se siente cuando la pierna se entumece. No poder sentir presión ni calor ni frío, es desconcertante. A diferencia de la sensación de entumecimiento de corta duración en una extremidad dormida, el entumecimiento causado por un problema de la parte baja de la espalda puede ser casi continuo, y puede afectar gravemente la calidad de vida de una persona. Por ejemplo, puede ser difícil o casi imposible caminar o conducir un coche con la pierna o el pie entumecidos. Los síntomas característicos pueden ir desde una ligera sensación de hormigueo hasta el entumecimiento completo de la pierna y el pie.
  • Debilidad (caída del pie) o pesadez. En este caso, la queja predominante es que la debilidad en las piernas o pesadez interfiere significativamente en el movimiento. Las personas han descrito la sensación de tener que arrastrar la parte baja de la pierna y el pie, o de ser incapaces de mover las piernas tan rápida y fácilmente como se necesita al caminar o subir escaleras, por ejemplo, debido a la debilidad percibida o la reacción lenta. Los pacientes que presentan caída del pie no pueden caminar sobre los talones, flexionar el tobillo, ni caminar con el patrón habitual talón-punta.
  • Dolor constante. Este tipo de dolor normalmente se siente en la región de los glúteos, así que no es técnicamente un dolor de piernas, pero puede acompañar a algún tipo de dolor de piernas. También puede ser un dolor que ocasionalmente se irradia desde los glúteos hacia la pierna. Este tipo de dolor se describe generalmente como "dolor de nervios", en comparación con el dolor intenso o punzante. Por lo general se presenta de un solo lado, y se conoce comúnmente como ciática o radiculopatía lumbar. A menudo se puede aliviar con elongación, caminatas u otro movimiento suave.
  • Dolor de piernas postural. Si la intensidad del dolor de piernas empeora radicalmente cuando se está sentado, de pie o caminando, esto puede indicar un problema con una parte específica de la anatomía en la parte baja de la espalda. Encontrar posturas más cómodas suele ser posible para aliviar el dolor. Por ejemplo, agacharse puede aliviar el dolor de la estenosis raquídea, mientras que girar (como en un swing de golf) puede aumentar el dolor de piernas, cadera e ingle relacionado con la articulación facetaria.
Pages:
  • 1
  • 2