Video Transcript

Para aliviar el dolor de la estenosis raquídea lumbar, normalmente se realiza una laminectomía lumbar.

La estenosis raquídea se produce por los cambios degenerativos que conducen a la hipertrofia de las carillas articulares de la parte posterior de las vértebras. La hipertrofia y los cambios degenerativos ejercen presión sobre las raíces nerviosas a medida que estas salen de la columna.

Cada vértebra tiene dos partes de hueso vertebral sobre las raíces nerviosas en la parte posterior de la columna. Estos huesos pequeños y planos se llaman láminas.

Las láminas funcionan como una protección del conducto raquídeo. En la parte baja de la espalda, protegen la cola de caballo, las raíces nerviosas que salen de la médula espinal y también las que salen de la columna.

Al retirarse total o parcialmente la lámina mediante una laminectomía lumbar, se puede lograr mayor espacio para la raíz nerviosa afectada y una mejor cicatrización.

Durante una laminectomía, se realiza una incisión de 2 a 5 pulgadas en la línea media de la parte baja de la espalda.

Luego, la lámina se separa de los músculos erectores derecho e izquierdo de la columna, a ambos lados y en varios niveles.

Al llegar a la columna, se extirpa la lámina y se dejan a la vista las raíces nerviosas.

Las carillas articulares, que se encuentran directamente sobre las raíces nerviosas, pueden recortarse para hacer más espacio.

Luego de que el cirujano confirma que se ha quitado toda la presión del nervio, los músculos paraespinales se suturan para tapar el sitio de la laminectomía.

Una vez extirpada la lámina y otras fuentes de presión de las raíces nerviosas, estas tienen lugar para cicatrizar.