Para diagnosticar coccidinia, el profesional de la salud realiza una historia clínica minuciosa del paciente y un examen físico completo.

También se realizan comúnmente pruebas de diagnóstico, como una radiografía o resonancia magnética, con el fin de descartar otras posibles causas del dolor.

Article continues below

Examen físico para diagnosticar coccidinia (dolor de cóccix)

Un examen físico completo para el dolor de cóccix debe incluir lo siguiente:

  • Un examen pélvico y rectal para comprobar si hay alguna masa o tumor que pudiera ser una causa del dolor
  • Palpación para revisar la sensibilidad local.

El hallazgo más sorprendente en el examen suele ser el dolor local durante la palpación del cóccix. Si el cóccix no refleja dolor durante la palpación, entonces el dolor en la región proviene de otra estructura, tal como un una hernia de disco lumbosacro o enfermedad degenerativa de disco.

Pruebas que se prefieren para diagnosticar coccidinia

Los estudios de diagnóstico que se deben realizar son:

  • Radiografías del sacro y del cóccix para descartar el caso poco probable de que la causa de la molestia sea una fractura obvia o un tumor grande
  • Una resonancia magnética para descartar una infección o tumor raquídeo como la causa del dolor.

Las gammagrafías óseas y tomografías computarizadas añaden muy poca información y, en general, no se realizan. Generalmente, todos los estudios de imagen dan resultados negativos.

Pages: