La mayoría del tiempo, el dolor en el brazo causado por una hernia de disco cervical puede ser controlado con medicación y con tratamientos no quirúrgicos (también llamados conservadores), los cuales son suficientes para resolver los síntomas.

Una vez que el dolor en el brazo comienza a aliviarse, es poco probable que vuelva a aparecer. Si el dolor en el brazo mejora, es aceptable continuar con el tratamiento no quirúrgico, ya que no hay literatura que apoye la teoría de que la cirugía para la hernia discal cervical ayude a que la raíz del nervio se recupere más fácilmente.

Todos los tratamientos para la hernia de disco cervical han sido esencialmente diseñados para ayudar a resolver el dolor de brazo y, por lo general, la debilidad y el entumecimiento/hormigueo se resuelven con el tiempo.

Medicamentos

Cuando comienza el dolor inicial de una hernia de disco cervical, los medicamentos antiinflamatorios (AINE) como el ibuprofeno (por ejemplo, Advil, Nuprin, Motrin) o los inhibidores de la COX-2 (por ejemplo, Celebrex) pueden ayudar a aliviar el dolor.

Article continues below

El dolor que se siente a causa de la hernia discal cervical está causado por una combinación de dos procesos:

  1. Pinzamiento de la raíz del nervio
  2. Inflamación asociada con el material del disco per se

Por lo tanto, la toma de agentes antiinflamatorios para evitar parte de la inflamación puede reducir este componente del dolor, mientras que el componente de la presión (el pinzamiento de la raíz del nervio) se resuelve.

Para los pacientes con dolor severo causado por una hernia de disco, los esteroides orales (como la prednisona o Medrol Dosepak) pueden brindar un alivio del dolor aun mayor. Sin embargo, estos medicamentos solo pueden ser utilizados por un corto período de tiempo (una semana).

Véase ¿Qué es una hernia de disco, un pinzamiento de un nervio, un disco protuberante?

Tratamientos no quirúrgicos

Además de los agentes antiinflamatorios mencionados con anterioridad, hay varias opciones de tratamiento no quirúrgico que pueden ayudar a aliviar el dolor causado por una hernia discal cervical, como:

  • Fisioterapia y ejercicio. Como sucede con la columna lumbar, los ejercicios del método Mckenzie pueden ser utilizados para reducir el dolor en el brazo. En el período inicial, un fisioterapeuta también puede optar por el uso de otras modalidades, como la aplicación de calor/hielo o ecografías, para ayudar a reducir el espasmo muscular
  • Tracción cervical. La tracción de la cabeza puede ayudar a reducir la presión producida sobre la raíz del nervio. No funciona para todos, pero es fácil de realizar y, si es efectivo, el paciente puede utilizar un dispositivo de tracción en su hogar.
  • Manipulaciones quiroprácticas. La manipulación quiropráctica suave puede ayudar a reducir la disfunción de las articulaciones, la cual puede ser un componente adicional del dolor. Este tipo de manipulación a baja velocidad se denomina movilización. Cualquier manipulación a alta velocidad, generalmente denominada ajuste, debe evitarse porque puede hacer que el dolor sea más intenso o puede empeorar el daño neurológico.
  • Medicina osteopática. Suave manipulación osteopática: la manipulación y las técnicas especiales para restaurar el movimiento normal de las articulaciones pueden ser útiles en la reducción del dolor causado por una hernia discal cervical.
  • Modificación de la actividad. Algunos tipos de actividad tienden a exacerbar el dolor causado por la hernia de disco, por lo cual es razonable evitar estas actividades para evitar la irritación de la raíz del nervio. Dichas actividades pueden incluir el levantamiento de cosas pesadas (más de 50 libras -o 22,6 kg-), actividades que puedan causar vibración y compresión de la columna cervical (navegar, andar en moto de nieve, correr, etc.), y las actividades que movimiento encima del nivel de la cabeza que requieran de una extensión y/o rotación prolongada del cuello.
  • Elementos ortóticos. En algunos casos, es posible recomendar el uso de un cuello ortopédico para brindar algo de descanso a la columna cervical.
  • Medicamentos. Además de los medicamento antiinflamatorios mencionados con anterioridad, los agentes narcóticos (analgésicos o opioides) puede ser utilizados en forma temporal para reducir el dolor y la incomodidad de una hernia discal cervical. Además, los miorelajantes o ciertos antidepresivos pueden ayudar a reducir el dolor de tipo nervioso (dolor neuropático) y ayudar así a restaurar los patrones normales de sueño.
  • Inyecciones. Las inyecciones epidurales cervicales de esteroides o los bloqueos selectivos de raíces nerviosas pueden ser de utilidad en la reducción de la inflamación en casos de dolor severo a causa de una hernia discal cervical y pueden ser muy efectivos si se los acompaña por un programa abarcador de rehabilitación que puede involucrar una serie de los tratamientos mencionados.

Algunos de los médicos que brindan los tratamientos mencionados para una hernia discal cervical pueden ser los médicos de familia, fisiatras (médicos especializados en fisiatría y rehabilitación), médicos osteópatas, neurólogos, y cirujanos y neurocirujanos ortopédicos de columna. Los quiroprácticos y los fisioterapeutas también pueden brindar algunos de los tratamientos mencionados para una hernia de disco cervical en sus respectivas áreas de especialización.

Pages: