Ejercicios para el alivio del dolor ciático

Ejercicios para el alivio del dolor ciático

En la mayoría de los casos del dolor ciático, formará parte del tratamiento recomendado un programa de ejercicios específico, controlado y progresivo, diseñado en torno a la causa de fondo de la ciática. Los ejercicios específicos para la ciática tienen dos propósitos principales:

  • Reducir el dolor ciático a corto plazo
  • Proporcionar acondicionamiento para evitar futuras recidivas del dolor

Generalmente recetarán estos ejercicios específicos y se los enseñarán al paciente un fisioterapeuta, quiropráctico, médico especialista en medicina física y rehabilitación, entrenador atlético certificado u otro especialista en salud vertebral que trate el dolor de pierna y otros síntomas asociados con la ciática.

El ejercicio alivia el dolor ciático

Aunque parezca ilógico, el ejercicio generalmente es mejor para el alivio del dolor ciático que guardar cama. Se puede permitir a los pacientes descansar por uno o dos días después de un recrudecimiento del dolor ciático, pero luego de ese tiempo la inactividad generalmente empeora el dolor. Los músculos y estructuras de la columna vertebral, si siguen sin ejercitarse y sin moverse, pierden forma y se ve afectada su capacidad de apoyar la espalda. Esta pérdida de forma y debilitación pueden llevar a una lesión o a una distensión muscular de la espalda, provocando dolores adicionales. El ejercicio activo también es importante para la salud de los discos vertebrales. Los movimientos facilitan el intercambio de nutrientes y líquidos dentro de los discos, manteniéndolos saludables y evitando la presión en el nervio ciático.

Article continues below

Entre las características comunes de todo programa de ejercicios para la ciática se encuentran:

  • Fortalecimiento de los músculos del tronco. Muchos de los ejercicios para la ciática buscan fortalecer los músculos del abdomen y de la espalda, para apoyar mejor la espalda. Los ejercicios de estiramiento para la ciática están dirigidos a los músculos que pueden doler cuando se ponen tiesos e inflexibles. Cuando los pacientes participan en un programa de ejercicios regulares de fortalecimiento y de estiramientos leves, pueden recuperarse más rápido de un recrudecimiento de la ciática y son menos propensos a sufrir futuros ataques de dolor.
  • Diagnóstico específico. La mayoría de los programas de ejercicios serán adaptados a la causa de fondo del dolor ciático del paciente, por ejemplo una hernia discal lumbar o una estenosis vertebral. Hacer los ejercicios que no debe puede empeorar el dolor ciático, así que es importante obtener un correcto diagnóstico antes de iniciar un programa de ejercicios para la ciática.
  • Estiramiento de los músculos isquiotibiales. Sea cual sea el diagnóstico, en la mayoría de los casos de la ciática es bueno hacer, de manera rutinaria, ejercicios de estiramiento de los músculos isquiotibiales. Los músculos isquiotibiales son músculos de la cara posterior del muslo. Cuando son demasiado tensos, los músculos isquiotibiales aumentan la tensión en la parte inferior de la espalda y muchas veces empeoran, o hasta causan, algunas de las afecciones que llevan a la ciática.
  • Ejercitarse correctamente. Como corolario de uno de los puntos anteriores, aun al hacer los ejercicios indicados, si no los realiza de la forma correcta puede hacer que los ejercicios sean poco eficaces, y es posible que hasta continúen o aumenten el dolor. Generalmente es aconsejable aprenderse los ejercicios bajo la dirección de un profesional médico debidamente capacitado, tales como un fisioterapeuta, un quiropráctico o un médico especialista en medicina física y rehabilitación.
  • Ejercicios aeróbicos. Además de ejercicios para la ciática específicos, también se puede recomendar el acondicionamiento aeróbico para mejorar el estado físico general. Caminar es una excelente forma de ejercicio para la parte inferior de la espalda porque es de relativamente bajo impacto, pero proporciona todos los beneficios del ejercicio aeróbico. De ser posible, lo mejor sería ir progresando hasta lograr caminar 3 millas cada día a un ritmo enérgico.

Cuidarse cuando tiene ciática debe considerarse parte integrante de la vida cotidiana, no una mera adición a la rutina al final del día. Además de realizar una rutina de ejercicios, los pacientes con ciática deben reducir al mínimo posible las agresiones cotidianas a la parte inferior de la espalda; es decir: utilizar la postura ergonómica correcta al levantar cosas pesadas, mantener una postura correcta, asegurarse de que la parte inferior de la espalda esté bien apoyada al sentarse y evitar mantenerse sentado o mantenerse de pie por períodos prolongados.

Antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, los pacientes deben hacerse examinar por un profesional médico para obtener un correcto diagnóstico de la causa del dolor y para eliminar la posibilidad de que se trate de un problema más grave. Los ejercicios indicados varían según la afección subyacente causante del dolor ciático; así los pacientes no deben intentar tratar la ciática por sí solos, sin antes consultar con un profesional médico.

Pages: