Antes de hacer un repaso de los ejercicios específicos para la ciática, es importante explicar primero qué es la ciática, ya que muchas veces la palabra ciática no se utiliza de forma correcta y existe bastante confusión sobre su significado. La ciática es un conjunto de síntomas, en vez de un diagnóstico propiamente dicho –es decir, la palabra ciática no explica las causas del dolor. La ciática es un término general utilizado para explicar un conjunto de síntomas relacionados con el nervio ciático. Técnicamente, se refiere al dolor causado por la compresión o irritación de uno o más de los nervios que salen de la parte inferior de la columna vertebral y que comprenden el nervio ciático mayor, y las posibles afecciones causantes de este dolor son varias.

En el lenguaje médico, a la ciática se le denomina "radiculopatía", palabra que significa que el nervio radicular (la raíz nerviosa) en la parte inferior de la espalda está siendo irritado o pinzado (por ejemplo, por una hernia discal, una estenosis vertebral u otro trastorno de la parte inferior de la espalda). El nervio ciático pasa de la parte inferior de la espalda por la parte posterior de cada pierna y se ramifica hacia partes de la pierna y hasta el pie y los dedos del pie. Se puede experimentar el dolor ciático en cualquier punto de esta ruta nerviosa, desde la parte inferior de la espalda hasta la nalga, la parte posterior del muslo, la pantorilla, el pie o los dedos del pie.

Véase Lo que usted debe saber sobre la ciática para un repaso completo de las causas de la ciática, su correcto diagnóstico y las opciones de tratamiento.

Los ejercicios específicos para la ciática dependen de la causa del dolor

Es importante obtener primero un correcto diagnóstico de la causa del dolor ciático por dos motivos:

  • Los ejercicios específicos recomendados dependerán de la causa subyacente de la ciática.
  • Aunque es poco común, la ciática puede ser causada por graves afecciones médicas (tales como una infección, un tumor o una fractura) que requieren de una atención médica inmediata.
Article continues below

En las páginas restantes de este artículo se explican los ejercicios para las causas comunes de la ciática o de los síntomas parecidos a la ciática. Se recomienda que todos los pacientes consulten con un médico o un quiropráctico especialista en salud vertebral antes de iniciar cualquier programa de ejercicios.

Tratar la ciática forma parte de la rutina cotidiana

Para que sean eficaces, los ejercicios para la ciática recomendados para afecciones específicas deben realizarse regularmente (generalmente dos veces al día) y deben hacerse utilizando las posturas correctas. Es esencial, para sacar el mayor provecho de los ejercicios y evitar lesiones o dolores adicionales, prestar mucha atención a la postura y al correcto movimiento del cuerpo. Seguir con un programa de estiramientos y ejercicios leves trae beneficios no solo para el ataque de ciática actual, sino también para el estado de salud general de la espalda, así como para la prevención o reducción de futuros recrudecimientos del dolor ciático.

Pages: