A medida que las articulaciones facetarias en la columna vertebral se degeneran, a menudo se hacen más grandes y pueden invadir el canal raquídeo que va por el centro de la columna vertebral, lo que da lugar a estenosis raquídea. Los síntomas de una espondilolistesis degenerativa por lo general son los mismos que los de la estenosis raquídea.

Los principales síntomas de la espondilolistesis degenerativa son, entre otros, los siguientes:

  • La lumbalgia o el dolor de piernas son los síntomas más característicos de la espondilolistesis degenerativa. Algunos pacientes no tienen ningún dolor de espalda con la espondilolistesis degenerativa y otros tienen fundamentalmente dolor de espalda y no tienen dolor de pierna.
  • A menudo los pacientes se quejan del dolor ciático, un dolor en una o ambas piernas, o una sensación de cansancio en las piernas cuando están de pie por un período prolongado de tiempo o cuando tratan de caminar cualquier distancia (llamada pseudoclaudicación).
  • Article continues below
  • Por lo general, los pacientes no sufren demasiado dolor mientras están sentados porque en esa posición el canal raquídeo está más abierto. En la posición vertical, el canal raquídeo se hace más pequeño, lo que acentúa la estenosis y el pinzamiento de las raíces nerviosas en el canal.
  • Los pacientes normalmente tienen los músculos isquiotibiales tensos (los músculos de la parte posterior del muslo), flexibilidad disminuida de la parte baja de la espalda y dificultad o dolor con la extensión (arqueando la espalda hacia atrás).
  • El pinzamiento de la raíz nerviosa puede dar lugar a debilidad en las piernas, pero es raro que ocurra verdadero daño en la raíz nerviosa.

No hay médula espinal en la columna lumbar, por lo que incluso para los pacientes que presentan dolor intenso, no hay peligro de daño en la médula espinal. Si la estenosis raquídea se vuelve muy grave, o si el paciente también tiene una hernia de disco, se puede desarrollar síndrome de cola de caballo en el que existe un daño progresivo de la raíz nerviosa y pérdida del control de la vejiga o intestinal. Este síndrome clínico es muy raro, pero si ocurre, es una emergencia médica.

Pages: