Si bien existe una amplia gama de opciones de tratamiento no quirúrgicas (como los analgésicos, la aplicación de hielo o de calor) que pueden ayudar con algunos de los dolores de una espondilolistesis degenerativa, hay esencialmente cuatro categorías de opciones de tratamiento entre las cuales el paciente, en última instancia, tendrá que elegir.

Modificación de la actividad

Los pacientes pueden modificar sus actividades de modo que pasen más tiempo sentados y menos tiempo de pie o caminando. La modificación de la actividad generalmente incluye:

  • Un breve período de descanso (p. ej., uno o dos días de reposo en cama o descansando en una silla reclinable)
  • Evitar estar de pie o caminar durante períodos prolongados
  • Evitar el ejercicio activo
  • Evitar actividades que requieren doblarse hacia atrás.

Si la modificación de la actividad reduce considerablemente el dolor y los síntomas del paciente, esto es una manera aceptable de controlar la enfermedad a largo plazo. El cuidado personal sencillo, por ejemplo, la aplicación de compresas frías o almohadillas calientes, analgésicos de venta libre adecuados, como el ibuprofeno o el paracetamol, pueden ser de ayuda luego de caminar o de realizar cualquier actividad vigorosa.

Para los pacientes que quieren ser más activos, la bicicleta fija es una opción razonable, ya que la actividad en la posición de sentado debe ser tolerable. Otra opción es la terapia en la piscina: fisioterapia realizada en una piscina con agua tibia. El agua proporciona apoyo y flotabilidad, y el paciente puede hacer ejercicios en una posición de flexión hacia adelante.

Article continues below

Muchos pacientes también se benefician del ejercicio y la elongación graduales y controlados, como parte de un programa de fisioterapia para mantener o aumentar el rango de movimiento y flexibilidad, que a su vez tiende a aliviar el dolor, así como ayuda al paciente a mantener su capacidad de funcionar en las actividades de la vida cotidiana.

Manipulación manual

La manipulación quiropráctica proporcionada por quiroprácticos, o la manipulación manual proporcionadas por los médicos osteópatas, fisioterapeutas y otros profesionales de la salud debidamente capacitados, puede ayudar a reducir el dolor mediante la movilización de la articulación dolorosa de la disfunción.

Inyecciones epidurales

Para pacientes que padecen dolor intenso, especialmente dolor en las piernas, las inyecciones epidurales de esteroides pueden ser una opción de tratamiento razonable. Las inyecciones son eficaces para ayudar a reducir el dolor y aumentar la función del paciente en hasta el 50% de los casos. Cuando una inyección epidural de esteroides funciona para aliviar el dolor del paciente, puede aplicarse hasta tres veces por año. La longitud de tiempo que la inyección epidural lumbar puede ser eficaz es variable, ya que el alivio del dolor puede durar una semana o un año.

Cirugía

La cirugía para la espondilolistesis degenerativa rara vez es necesaria, y la mayoría de los pacientes pueden controlar sus síntomas con las opciones no quirúrgicas mencionadas anteriormente. Es posible que se considere la cirugía en los casos en que el paciente sufre dolor incapacitante. Con la cirugía, el paciente probablemente podría mejorar sus funciones y estar más activo sin tanto dolor. La cirugía también se indica si el paciente está experimentando un deterioro neurológico progresivo.

Los objetivos de la cirugía son volver a alinear el segmento afectado de la columna vertebral, a fin de aliviar la presión sobre el nervio y proporcionar estabilidad a la zona.

Pages: