A medida que un disco se degenera y deteriora, el núcleo interno puede filtrarse hacia la parte externa del disco, y esta afección se conoce como hernia de disco o disco herniado.

El punto débil en el núcleo externo del disco intervertebral está directamente debajo de la raíz nerviosa raquídea, por lo que una hernia en esta zona ejerce presión directa sobre el nervio.

Ver: Video sobre la enfermedad degenerativa de disco lumbar

El nervio recorre la pierna, y cualquier tipo de nervio pinzado en la columna lumbar puede hacer que el dolor se irradie a lo largo del trayecto del nervio a hacia los glúteos y la pierna. A este tipo de dolor también se lo llama ciática o radiculopatía.

Article continues below

Síntomas de la hernia de disco lumbar

Los síntomas generales generalmente incluyen uno o una combinación de los siguientes:

  • Dolor de pierna (ciática), lo que puede ocurrir con o sin dolor lumbar. Normalmente, el dolor en la pierna es peor que el dolor lumbar.
  • Entumecimiento, debilidad u hormigueo en la pierna.
  • Dolor lumbar o dolor de espalda en los glúteos.
  • Pérdida del control de esfínteres (poco frecuente), que puede ser una indicación de una afección médica grave llamada síndrome de la cola de caballo.

Síntomas de hernia de disco en los niveles L4-L5 y L5-S1

La gran mayoría de las hernias de disco se producirán en la parte inferior de la columna vertebral en los niveles L4- L5 o L5- S1. Además de los síntomas característicos de la ciática, los nervios pinzados en estos niveles pueden provocar:

  • Pinzamiento del nervio L5 (en el nivel L4 – L5 ) a causa de una hernia de disco, lo cual puede producir debilidad en la extensión del dedo gordo del pie y, posiblemente, en el tobillo (caída del pie). Puede sentirse entumecimiento y dolor en la parte superior del pie, y el dolor también puede irradiarse hacia el glúteo.
  • Pinzamiento del nervio S1 (en el nivel L5 – S1) debido a una hernia de disco, puede causar pérdida del reflejo del tobillo o debilidad al impulsar el tobillo (los pacientes no pueden elevar los dedos de los pies). El entumecimiento y el dolor pueden irradiarse hasta la planta o el exterior del pie.

Para obtener más información sobre los síntomas de la hernia de disco lumbar, consulte también Síntomas de la ciática

In This Article:

Tratamientos para la hernia de disco lumbar

En la mayoría de los casos, si el dolor de un paciente va a mejorar, comenzará a hacerlo en un plazo de seis semanas aproximadamente.

Mientras se espera a ver si los síntomas se reducen por sí solos, varios tratamientos no quirúrgicos pueden ayudar a aliviar el dolor y facilitar la curación a largo plazo. Entre los tratamientos no quirúrgicos para la hernia de disco se encuentran:

  • Fisioterapia
  • Manipulación osteopática/quiropráctica (manipulación manual)
  • Terapia con calor o hielo
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)
  • Esteroides orales (p. ej., prednisona o metilprednisolona)
  • Una inyección epidural (cortisona)

Si el dolor y otros síntomas continúan después de seis semanas, y si el dolor es intenso, es razonable considerar una cirugía de microdiscectomía como una opción.

Cirugía de hernia de disco lumbar

La microdiscectomía tiene como objetivo aliviar la presión sobre la raíz nerviosa y proporcionar un mejor entorno de curación al nervio. Por lo general, solo la porción pequeña del disco, que empuja contra la raíz del nervio, debe ser eliminada, y la mayor parte del disco intervertebral permanece intacta.

Mediante el uso de técnicas de microcirugía y una pequeña incisión, una microdiscectomía puede por lo general realizarse de forma ambulatoria o con una noche de internación en el hospital. La mayoría de los pacientes pueden volver a trabajar a pleno en una a tres semanas.

Con un cirujano experimentado, la tasa de éxito de esta cirugía debe ser de aproximadamente 95%.

Hernia de disco recurrente

Desafortunadamente, aproximadamente el 10% de los pacientes presentará otra hernia de disco en el mismo lugar. Es más probable que esta recurrencia se presente temprano en el período posoperatorio (dentro de los tres primeros meses), aunque puede suceder años más tarde. Por lo general, la recurrencia puede tratarse con otra microdiscectomía.

Si esto ocurriera varias veces, es posible que deba considerarse una cirugía de artrodesis lumbar para detener el movimiento a nivel del disco y retirar todo el material discal.

Pages:
  • 1
  • 2