Después del examen inicial, es posible que sea necesario utilizar pruebas de diagnóstico por imágenes para tener un mejor diagnóstico de una hernia de disco cervical.

RMN para la identificación de una hernia de disco cervical

La mejor prueba para el diagnóstico de hernia de disco es una RMN (resonancia magnética nuclear). Una RMN puede mostrar una imagen de cualquier pinzamiento de raíz de nervio causado por una hernia de disco cervical.

TAC y mielograma

Una RMN es la mejor primera prueba, a pesar de que, en algunas oportunidades, es posible que se solicite una TAC junto con un mielograma, ya que es una prueba más sensible y puede diagnosticar incluso casos sutiles de pinzamiento de raíz de nervio.

Mientras que una TAC con mielograma es más sensible, también es una prueba levemente invasiva, ya que la tinta del mielograma debe ser inyectada en el canal espinal como parte del procedimiento. Debido a la inyección, la TAC con mielograma no suele ser la primera prueba de diagnóstico solicitada.

Article continues below

Las TAC simples (sin mielograma) no suelen ser de utilidad para el diagnóstico de una hernia de disco cervical.

EMG para la identificación de otras afecciones que causan dolor

Ocasionalmente, es posible solicitar también una EMG (electromiografía) . Una EMG es una prueba eléctrica a través de la cual se estimulan los nervios específicos y se insertan agujas en varios músculos de los brazos y las piernas que pueden verse afectados por el pinzamiento de un nervio. Si los músculos han perdido su inervación normal, habrá una actividad eléctrica espontánea.

Una EMG también puede ayudar a descartar otros síndromes de atrapamiento de los nervios, los cuales pueden causar dolor en los brazos, como el síndrome del túnel carpiano, plexitis braquial, atrapamiento del nervio cubital, síndrome de la salida torácica, entre otras afecciones.

Pages: