Hay una serie de razones de por qué algunas personas son particularmente más propensas a presentar osteoartritis. Sin embargo, como sucede con casi todas las condiciones anormales que afectan el cuerpo, es probable que se combinen un conjunto de factores de riesgo para causar la osteoartritis.

Traumatismo repetitivo en la columna vertebral por distensiones reiteradas causadas por accidentes, cirugía, lesiones deportivas, mala postura, o actividades relacionadas con el trabajo, son causas comunes de la artritis vertebral.

Factores de riesgo para la artritis de columna vertebral

Se ha determinado que los atletas y las personas con trabajos que requieren movimientos repetitivos y particularmente pesados corren un riesgo más alto de padecer artritis vertebral. Otros factores de riesgo conocidos para desarrollar artritis de la columna vertebral incluyen:

  • Envejecimiento: el envejecimiento sostenido y avanzado de las estructuras de la columna, a partir de los 30 años, con frecuencia relacionado con el trabajo
  • Género: la osteoartritis es más común en mujeres posmenopáusica (aunque antes de los 45 años, es más frecuente en hombres)
  • Sobrepeso: causa más estrés en las articulaciones que soportan peso y la columna, particularmente durante la mediana edad
  • Genética: tener antecedentes familiares de osteoartritis o defectos congénitos de anormalidades en articulaciones, columna vertebral, o piernas
  • Enfermedades asociadas: la presencia de otras enfermedades asociadas, infecciones, diabetes, y varias otras formas de artritis circulante, como artritis
  • reumatoide o gota
Article continues below

Cuando se desconoce una causa específica de la osteoartritis, como sucede en la mayoría de los casos, se denomina osteoartritis primaria, la cual, al parecer, se debe principalmente al envejecimiento. El envejecimiento genera cambios en el cartílago y el líquido sinovial, ya que el contenido de agua del tejido aumenta a medida que disminuye el contenido de proteína.

Se ha demostrado que el uso repetitivo de la articulación a largo plazo causa inflamación en la articulación con dolor e inflamación articular asociados y, en última instancia, lleva a la pérdida de cartílago.

Cuando se conoce la causa de la osteoartritis, se denomina osteoartritis secundaria, causada por una enfermedad o afección en particular, como obesidad, trauma o cirugía en las articulaciones, o articulaciones anormales de

Importancia de tratar la osteoartritis

Los pacientes con osteoartritis que asumen un rol activo en su propio tratamiento pueden prevenir mayores daños en la articulación y normalmente podrán continuar con la mayoría de sus actividades habituales.

La clave para manejar la afección es recibir un diagnóstico preciso y comenzar un tratamiento proactivo temprano. La mayoría de los tratamientos para la osteoartritis se centran en reducir el dolor y la inflamación asociados con la osteoartritis y mantener la movilidad y flexibilidad de la articulación que se necesitan para continuar con las actividades necesarias y deseadas.

Es claro que se requiere una combinación de ejercicio adecuado, movilidad de la articulación, control de peso, nutrición, y uso de medicamentos adecuados para controlar la osteoartritis.

Pages: