El término espondilolistesis viene del latín y significa "cuerpo vertebral deslizado". La espondilolistesis degenerativa se diagnostica cuando una vértebra se desliza hacia adelante sobre la de abajo. Esta afección se produce como consecuencia del proceso general de envejecimiento mediante el cual los huesos, las articulaciones y los ligamentos de la columna vertebral se vuelven débiles y menos capaces de mantener la columna vertebral alineada.

Ver: Video de la espondilolistesis degenerativa

La espondilolistesis degenerativa es más común en las personas mayores de 50 años, y mucho más común en las personas mayores de 65 años. También es más común en las mujeres que en los hombres con una relación de 3:1.

Una espondilolistesis degenerativa ocurre normalmente en uno de dos niveles de la columna lumbar:

La espondilolistesis degenerativa es relativamente rara en otros niveles de la columna vertebral, pero puede presentarse en dos o incluso en tres niveles simultáneamente. Si bien no es tan común como la espondilolistesis lumbar, la espondilolistesis cervical (en el cuello) puede ocurrir. Cuando la espondilolistesis degenerativa se produce en el cuello, por lo general es una cuestión secundaria a la artritis en las articulaciones facetarias.

Este artículo revisa las causas subyacentes, el diagnóstico, los síntomas y la gama completa de opciones de tratamiento quirúrgicas y no quirúrgicas de la espondilolistesis degenerativa.

Article continues below

Causas de la espondilolistesis degenerativa

Cada nivel de la columna vertebral se compone de un disco en la parte anterior y un par de articulaciones facetarias en la parte posterior. El disco actúa como un amortiguador entre las vértebras, mientras que el par de articulaciones facetarias restringen el movimiento. Permiten que la columna vertebral se doble hacia delante (flexión) y hacia atrás (extensión), pero no permiten demasiada rotación.

A medida que las articulaciones facetarias envejecen, pueden volverse incompetentes y permitir demasiada flexión, lo que permite que un cuerpo vertebral se deslice hacia delante sobre el otro.

Diagnóstico de la espondilolistesis degenerativa

Un especialista en columna diagnostica la espondilolistesis degenerativa, a través de un proceso de 3 pasos:

  • Historia clínica: principalmente una revisión de los síntomas del paciente y evaluar qué hace que los síntomas mejoren o empeoren.
  • Examen físico: se examinan los síntomas físicos del paciente, tales como el rango de movimiento, la flexibilidad, cualquier debilidad muscular o síntomas neurológicos.
  • Pruebas de diagnóstico: si se sospecha una espondilolistesis después de realizar la historia médica y el examen físico, puede realizarse una radiografía para confirmar el diagnóstico o para descartar otras causas posibles de los síntomas del paciente. Con base en los resultados de las radiografías, se pueden pedir más pruebas, como una resonancia magnética, para obtener más información.

A diferencia de la espondilolistesis ístmica, el grado de deslizamiento de una espondilolistesis degenerativa generalmente no se clasifica, ya que casi siempre es grado 1 o 2.

En los casos de espondilolistesis degenerativa, las articulaciones facetarias que se han degenerado tienden a aumentar de tamaño, y estas articulaciones facetarias agrandadas entonces invaden el canal raquídeo que corre por el centro de la columna vertebral, causando estenosis raquídea lumbar.

Pages: