La ciática puede ser causada por la espondilolistesis ístmica si esta afección produce una irritación o una compresión de la raíz nerviosa. En la mayoría de los casos, si la espondilolistesis ístimica afecta o pinza una raíz nerviosa, afectará la raíz nerviosa L5.

Al tratar la ciática debido a la espondilolistesis ístimica con ejercicios, el especialista en salud vertebral generalmente recomendará un programa de ejercicios para la ciática que es un híbrido entre:

  • Ejercicios a base de la flexión (como en el tratamiento de la estenosis vertebral) y
  • Programa de estabilización (como en el tratamiento de la discartrosis).

El objetivo de este tipo de programa de ejercicios para la ciática es entrenar la columna lumbar para que se mantenga estable en una posición de flexión. Por lo tanto, los ejercicios para la ciática debido a la espondilolistesis ístmica son una combinación de ambos programas.

Ejercicios para la ciática por espondilolistesis ístmica

Estos ejercicios para la ciática muchas veces requieren de una instrucción práctica, porque sus beneficios son mucho menores si no se hacen bien, y también suelen ser mucho más difíciles de lo que parecen.

advertisement

Tres ejercicios que comúnmente se recetan para la ciática debido a la espondilolistesis ístimica son los siguientes:

  • Inclinación pélvica. Los especialistas en el tratamiento de pacientes con ciática debido a la espondilolistesis ístimica frecuentemente recomiendan la inclinación pélvica, ya que mantendrá en posición flexionada la parte inferior de la columna. Esto requiere que se recueste boca arriba con las rodillas dobladas, tensando los músculos abdominales inferiores para mantener la espalda recta, y haciendo retroceder y subir el ombligo. Mantenga esta posición de 10 a 20 segundos y luego relaje los músculos. Intente completar una serie de 10 inclinaciones pélvicas para fortalecer los músculos abdominales inferiores.
  • Abdominales. Fortalecer los músculos abdominales con ejercicios abdominales también permitirá mantener la columna inferior en la posición correcta. Recuéstese boca arriba con las rodillas dobladas, cruce los brazos sobre el pecho, incline la pelvis para mantener la espalda recta, haciendo retroceder y subir el ombligo. Luego haga el ejercicio abdominal, intentando levantar la cabeza y los hombros del suelo. No intente levantarse demasiado, por ejemplo tratando de levantar la cabeza y el pecho hacia el techo. Para los pacientes con dolor de cuello, ponga las manos detrás de la cabeza para apoyar el cuello. Mantenga esta posición de 2 a 4 segundos y luego bájese lentamente a la posición inicial. Al ponerse más fuerte, intente completar 2 series de 10 abdominales.
advertisement
  • Marcha supina. Como otra forma de ejercicio de estabilización, la marcha supina y la marcha supina combinada también son útiles aquí. Intente 'marchar' por 30 segundos, haciendo 2 o 3 repeticiones, con 30 segundos de descanso entre las repeticiones.
Pages: