Con las técnicas modernas de cirugía de columna, tanto la microdiscectomía como la laminectomía pueden realizarse con una cantidad mínima de morbilidad (por ejemplo, incomodidad postoperatoria) y un alto grado de éxito en el alivio de la lumbalgia y/o el dolor de piernas.

Microdiscectomía lumbar

La microdiscectomía es uno de los procedimientos menos invasivos que pueden ser realizados para el alivio del dolor asociado con la irritación de la raíz nerviosa. En esta cirugía, se realiza una pequeña incisión (por ejemplo, 1 - 1 ½ pulgadas –2,5 a 3,8 cm–) en la zona de la espalda baja y la porción de la hernia que está en contacto con la raíz del nervio es extraída.

El objetivo es el alivio de los síntomas asociados con la presión sobre la raíz nerviosa. La cirugía tiene una tasa de éxito relativamente alta (cerca del 90-95 %) en el alivio del dolor de piernas y/o el dolor en los glúteos. Generalmente, el alivio del dolor es instantáneo y los pacientes se despiertan de la cirugía sintiéndose muy aliviados de su dolor de piernas. Si también se han experimentado síntomas neurológicos antes de la cirugía, es posible que tome más tiempo hasta que el nervio sane y que el paciente siga experimentando cierta debilidad o entumecimiento, o cualquiera de sus síntomas previos por varios meses o hasta por un año. Para algunos, los síntomas pueden mejorar pero nunca se resuelven.

Véase Cirugía de columna mediante microdiscectomía (microdescompresión)

Article continues below

Laminectomía lumbar

La laminectomía lumbar es la cirugía más común para el tratamiento de los síntomas de estenosis espinal lumbar. Durante este procedimiento, la lámina (el hueso que se encuentra en la parte posterior de la vértebra) es removido en uno o más segmentos con el objetivo de aliviar la presión sobre la médula espinal o los nervios.

Algunas veces, además de la laminectomía, también es necesario realizar una artrodesis vertebral para lograr la adecuada descompresión de la raíz nerviosa. Esto es especialmente cierto si la raíz del nervio se encuentra comprimida en la zona en la que abandona la columna (en el agujero vertebral), afección conocida como estenosis foraminal.

In This Article:

Es difícil descomprimir la estenosis foraminal simplemente a través de la remoción del hueso porque, si el hueso es completamente removido en la ubicación del agujero, suele ser necesario remover también la articulación facetaria. La remoción de la articulación facetaria causa inestabilidad, por lo que se necesita de una artrodesis vertebral para brindar estabilidad.

El agujero vertebral puede ser abierto por medio de una estrategia anterior (abriendo el espacio discal en el frente de la columna) o por medio de un distractor, colocando dos tornillos pediculares insertados desde la zona posterior (a través de la parte trasera de la columna). Luego de realizada la apertura del agujero, también se realiza una artrodesis vertebral para mantenerlo abierto para que la instrumentación no fracase y que la estenosis no reaparezca luego.

Como una alternativa a la artrodesis vertebral, es posible implantar espaciadores interespinosos de proceso para abrir el canal central y el agujero y así abordar las restricciones al movimiento y el dolor producidos por la estenosis raquídea.

Véase Cirugía de laminectomía lumbar para la estenosis raquídea (descompresión abierta)

Pages:
  • 1
  • 2