Un factor importante que puede influenciar las preferencias individuales de los colchones, las camas y las posiciones de descanso es la afección específica que la persona tiene en la espalda. Por ejemplo:

  • Osteoartritis. Es posible que los pacientes que sienten dolor a causa de la osteoartritis de las articulaciones facetarias prefieran dormir de costado con sus rodillas dobladas (en posición fetal). Esto ayuda a abrir las articulaciones facetarias en la columna vertebral y puede aliviar cualquier presión correspondiente. Alternativamente, dormir en una silla reclinable o en una cama ajustable que permita que la cabeza y las rodillas estén elevadas también puede aliviar la presión sobre las articulaciones facetarias.
  • Enfermedad degenerativa de disco. Es posible que los pacientes que sienten dolor a causa de la enfermedad degenerativa de disco prefieran dormir sobre su estómago, dado que esto puede aliviar la presión sobre el espacio discal. Es posible que los pacientes se sientan más cómodos si usan un colchón relativamente más firme y colocan una almohada plana debajo del estómago y de las caderas, lo cual puede reducir la presión ejercida sobre la espalda baja.
  • Estenosis espinal. Es posible que los pacientes que sienten dolor a causa de la estenosis espinal prefieran dormir de costado con sus rodillas dobladas (en posición fetal). Esto ayuda a aliviar la presión sobre la raíz del nervio. Dormir en una silla reclinable o en una cama ajustable que permita que la cabeza y las rodillas estén elevadas también puede aliviar la presión sobre el nervio.
  • Bursitis. Los pacientes que tienen una inflamación de la bolsa (o bursa) que se encuentra sobre las caderas (bursitis trocantérea) pueden ser especialmente susceptibles al dolor con un colchón que es demasiado firme. Si el colchón es demasiado duro, usar un nuevo colchón con una capa gruesa de relleno en la parte superior, o cubrir el colchón viejo con un colchón en forma de cartón de huevos, puede ayudar a reducir un poco la firmeza.
  • Article continues below
  • Dolor en las caderas. Los pacientes con dolor en las caderas que duermen de costado, por lo general, pueden sentir alivio del dolor colocando una almohada entre sus rodillas. Esto reduce la presión sobre la cadera.
  • Hernia de disco lumbar. La posición de descanso más cómoda depende de la posición del disco. Por lo general, a los pacientes con hernia discal paracentral (la más común) les sienta mejor acostarse boca abajo. Para una hernia discal foraminal, dormir de costado en posición fetal suele ser mejor tolerado.

En general, elevar levemente las rodillas colocando una almohada debajo de ellas mientras uno está acostado boca abajo puede ayudar a las muchas formas diferentes de lumbalgia. Muchos pacientes también consideran que esta es la forma más cómoda de dormir después de una cirugía de columna vertebral.

Dormir en una silla reclinable o en una cama ajustable que le permita al paciente subir la cabeza y las rodillas (posición de semi-Fowler) también puede ayudar a las personas con dolor en la espalda baja a dormir mejor. Específicamente, los pacientes que sufren de afecciones en las cuales el dolor se siente más cuando están parados y que se sienten mejor cuando se inclinan hacia adelante pueden beneficiarse si usan una silla reclinable o una cama ajustable.

Pages: