Mientras que la preferencia individual es, probablemente, el factor más importante para determinar cuál es el mejor colchón para cada persona, hay algunas reglas generales de oro con respecto a qué es lo que constituye un buen colchón.

  • En general, la mayoría de las personas prefieren un colchón más firme que brinde un mejor apoyo a la columna vertebral. A pesar de que no hay literatura definitiva que respalde absolutamente esta afirmación, tiene sentido que sea beneficioso tener un mejor apoyo para la columna vertebral mientras uno duerme. Se cree que un colchón debe dar soporte a la columna vertebral en todos sus puntos (a lo largo de la curvatura natural de la columna) y mantener la columna en la misma posición que tiene el cuerpo cuando se está de pie.
  • Article continues below
  • A pesar de que un colchón firme suele ser bueno, si el colchón es demasiado duro puede causar dolores en los puntos de presión, como las caderas. Los pacientes que tienen una inflamación de la bolsa (o bursa) que se encuentra sobre las caderas (bursitis trocantérea) pueden ser especialmente susceptibles al dolor causado por un colchón que es demasiado firme. Las personas que duermen de costado —con los puntos de presión de sus caderas y hombros presionados contra el colchón— también pueden ser más sensibles a un colchón más firme.
  • No hay fuerzas externas significativas en la columna mientras uno duerme, por lo cual incluso un colchón más firme, a pesar de que posiblemente brinde un mejor apoyo, no es absolutamente necesario. Si uno se siente más cómodo en un colchón más suave o incluso en una cama de agua, es bastante razonable que duerma en un colchón más suave.

Como una regla de oro general, cualquier colchón que ayude a que la persona duerma bien, es decir, que se despierte sintiéndose descansado y revitalizado y sin dolor o rigidez, entonces ese es el mejor colchón para ese individuo.

Pages: