Antes de comprar un colchón, lo mejor es probar dormir en él. Las personas pueden probar diferentes camas en hoteles o en las casas de otras personas, etc. y, cuando encuentren el mejor colchón, pueden comprar la misma marca/modelo. Si no es posible dormir en un colchón primero, es recomendable que al menos la persona se recueste en el colchón en la tienda hasta asegurarse que el colchón es el adecuado.

Hay dos factores principales con respecto a los colchones:

  • Apoyo: los resortes internos del colchón brindan apoyo a la columna vertebral. Un buen colchón debe tener suficientes resortes para brindar un soporte adecuado y permitir la curvatura natural de la columna vertebral.
  • Comodidad: el relleno que se encuentra en la parte superior del colchón es lo que, principalmente, brinda comodidad (es posible que el relleno grueso se denomine cubierta tipo almohada o "pillow top"). Este es un asunto de preferencia personal, ya que algunas personas prefieren un relleno grueso y otras prefieren uno más delgado.
Article continues below

En general, cuanto mayor es el número de resortes y cuanto más ancho es el relleno, mayor es la calidad (y el precio) del colchón. Sin embargo, esto no significa que es necesario comprar el colchón con el mayor número de resortes y/o el relleno más grueso. Como se especificó en la página anterior, la preferencia por un colchón está determinada por una serie de factores, entre los cuales se incluye la afección específica de la espalda de la persona.

A pesar de que es importante que un colchón brinde un nivel adecuado de apoyo para la columna vertebral, la preferencia personal y el nivel de comodidad son los elementos esenciales para la elección de un colchón.

Pages: