El tipo de colchón que una persona utiliza no es el único factor que influye en el dolor y en la dificultad para dormir. Hay muchos otros factores que deben ser tenidos en cuenta que pueden afectar el descanso, con inclusión de:

  • Efectos secundarios de los medicamentos
  • Patrones de descanso irregulares
  • Consumo de cafeína/alcohol/tabaco
  • Apnea del sueño
  • Ansiedad/estrés
Article continues below

Si la comodidad no es lo único que dificulta el sueño, se recomienda al paciente que consulte con su médico de cabecera para hablar acerca de otras posibles causas y tratamientos para el insomnio.

Si alguien experimenta dolor de espalda significativo o persistente, es posible que haya una afección de la espalda subyacente que no tiene nada que ver con el colchón. Siempre se recomienda que las personas con dolor de espalda consulten con un profesional de la salud para un examen minucioso, un diagnóstico y un programa de tratamiento.

A modo de recordatorio, la comodidad en el descanso es, primero y principal, un asunto de preferencia personal. Nadie debería esperar que un cambio de colchón o de cama cure su lumbalgia, y los cambios en los tipos de cama o de colchón deben realizarse solamente por una cuestión de comodidad.

Pages: