Una típica respuesta al dolor de espalda es tomárselo con calma, ya sea quedándose en cama o al menos evitando cualquier actividad que resulte extenuante. Mientras que esta estrategia es comprensible y puede ser recomendada por un corto plazo, cuando se hace esto por más de uno o dos días, puede debilitar la recuperación. En cambio, las formas activas de ejercicios para la espalda son siempre necesarias para rehabilitar la columna vertebral y ayudar al alivio del dolor de espalda.

Cuando se hace en forma controlada, gradual y progresiva, los ejercicios activos para la espalda distribuyen los nutrientes en el espacio discal y los tejidos blandos en la espalda para así mantener los discos, músculos, ligamentos y articulaciones sanos. En consecuencia, una rutina regular de ejercicios para la espalda baja ayuda a los pacientes a evitar la rigidez y la debilidad, minimizar las recurrencias del dolor en la espalda baja, y reducir la gravedad y la duración de posibles futuros episodios de dolor de la espalda baja.

Article continues below

Dependiendo del diagnóstico específico del paciente y del nivel de dolor, los ejercicios para el dolor de espalda y los programas de rehabilitación serán diferentes, por lo cual es importante que los pacientes consulten a un especialista con experiencia en columna para desarrollar un programa individualizado de ejercicios para la espalda y brindar instrucciones acerca del uso y la técnica correctos.

Para que sea efectivo, un programa de ejercicios para la espalda debe ser abarcador, trabajando con todo el cuerpo, incluso si solo está dirigido a la espalda. Dos ejercicios para la espalda que suelen ser recomendados por los fisioterapeutas para tratar el dolor de espalda son los ejercicios del método McKenzie y estabilización dinámica de la zona lumbar.

Un entrenamiento equilibrado de ejercicios para la espalda debe incluir una combinación de elongación, fortalecimiento y acondicionamiento aeróbico de bajo impacto.

Pages: