Para la mayoría de las personas, enfermedad degenerativa de disco puede tratarse con éxito de manera conservadora (es decir, sin cirugía), lo cual consiste en la administración de medicamentos para controlar la inflamación y el dolor (medicamentos esteroides por vía oral o mediante inyección epidural), fisioterapia y ejercicio.

La cirugía solo se considera cuando los pacientes no han obtenido alivio después de más de seis meses de tratamiento no quirúrgico o están limitados de manera significativa para realizar las actividades cotidianas.

El dolor en curso, así como la frecuencia y la intensidad de los episodios agudos, puede mitigarse mediante un número de opciones no quirúrgicas.

Modificación de la actividad

La primera línea de tratamiento por lo general apunta a evitar que la afección se agrave. La modificación de actividades, con el fin de evitar levantar objetos pesados, evitar la práctica de deportes que requieren rotación de la espalda (p. ej., golf, baloncesto o fútbol), puede ser un buen primer paso.

Además, también es útil aprender sobre la correcta ergonomía, es decir, cómo levantar objetos pesados, cómo configurar la silla de la oficina y el espacio de trabajo, y las posturas para dormir que reducen la presión sobre la parte baja de la espalda.

Article continues below

Tratamiento común no quirúrgico

Además, las opciones de tratamiento no quirúrgicas comunes suelen incluir alguna combinación de las siguientes:

    Ejercicio y fisioterapia
    Un programa de ejercicios es esencial para aliviar el dolor de la enfermedad degenerativa de disco lumbar, y forma parte de casi todos los programas de tratamiento para DDD lumbar. En general, un programa de ejercicios debe tener varios componentes, entre ellos:

    • Elongación de los músculos isquiotibiales, ya que la tirantez de estos músculos en la parte posterior del muslo puede aumentar la tensión en la espalda y empeorar el dolor causado por la degeneración de disco lumbar.
    • Un programa de ejercicios para fortalecer la espalda, tal como los ejercicios de estabilización dinámica lumbar, donde a los pacientes se les enseña a encontrar su “columna vertebral natural”, la posición en la que se sienten más cómodos, y a mantener esa posición.
    • Acondicionamiento aeróbico de bajo impacto (como caminar, nadar, andar en bicicleta) para asegurar el flujo adecuado de nutrientes y sangre hacia las estructuras de la columna vertebral y aliviar la presión sobre los discos.

    Si bien es común que los pacientes deseen descansar cuando se exacerba el dolor, por lo general no es recomendable descansar durante más de un día o dos.

    Hielo y calor
    Se aplica calor sobre articulaciones o músculos rígidos a fin de aumentar la flexibilidad y la amplitud de movimiento, o se utilizan bolsas de hielo para enfriar los músculos doloridos o adormecer la zona donde se concentran las puntadas de dolor.

    Medicamentos
    A menudo, un plan de tratamiento integral consta de una variedad de medicamentos.

    • Antiinflamatorios no esteroides (p. ej., ibuprofeno, naproxeno, inhibidores de COX-2) y analgésicos como el paracetamol (p. ej., Tylenol) ayudan a muchos pacientes a sentirse lo suficientemente bien para participar en actividades normales.
    • Los medicamentos recetados más fuertes, como los esteroides orales, los miorrelajantes o analgésicos opioides también se pueden usar para tratar los episodios de dolor intenso durante plazos cortos, y algunos pacientes pueden beneficiarse de una inyección epidural de esteroides. No todos los medicamentos son adecuados para todos los pacientes, por lo tanto los pacientes tendrán que hablar con su médico sobre los efectos secundarios y posibles contraindicaciones.

    Manipulación manual
    La manipulación de la columna vertebral, como la manipulación quiropráctica, puede aliviar el dolor lumbar a través de diversos medios, que incluyen aliviar la presión sobre los tejidos o nervios sensibles, aumentar la amplitud de movimiento, restablecer el flujo sanguíneo, reducir la tensión muscular, y (al igual que con ejercicio más activo) promover la liberación de endorfinas en el cuerpo para que actúen como analgésicos naturales.

    Inyecciones epidurales de esteroides
    Una inyección puede proporcionar alivio del dolor lumbar al colocar el medicamento directamente en la región dolorosa de la columna vertebral para disminuir la inflamación.

    Para la gran mayoría de las personas con enfermedad degenerativa de disco lumbar sintomática, una combinación de tratamientos no quirúrgicos es suficiente para proporcionar suficiente alivio del dolor y la capacidad para disfrutar de las actividades cotidianas. Para las pocas que presentan síntomas más graves, sin embargo, la cirugía puede ser una opción que deba considerarse.

Pages: