De la misma forma en que el acero de refuerzo puede aguantar más peso que una lámina de aluminio, una espalda fuerte y con un buen acondicionamiento puede soportar más presión y proteger la columna vertebral de una mejor manera que una espalda que no ha sido acondicionada a través del ejercicio. El acondicionamiento a través de la flexibilidad y de los ejercicios de fortalecimiento de la espalda no solo ayuda a evitar las lesiones de la espalda o minimizar la gravedad de una lesión si la columna ha sufrido un traumatismo, sino que también puede ayudar a aliviar el dolor causado por muchas afecciones de la espalda.

Muchos de los ejercicios para la espalda pueden ayudar a fortalecer la columna vertebral y los músculos, ligamentos y tendones sobre los que esta se apoya. La mayoría de estos ejercicios de la espalda se centran no solo en la espalda, sino en los músculos abdominales (estómago) y en los glúteos (nalgas) y en los músculos de las caderas. En conjunto, estos músculos ‘principales’ fuertes pueden aliviar el dolor de espalda, porque brindan un fuerte soporte a la columna vertebral, manteniéndola alineada y facilitando los movimientos que extienden o giran la columna.

Dos de los ejercicios más conocidos para el fortalecimiento de la espalda son: los ejercicios del método McKenzie y la estabilización dinámica de la zona lumbar. Estos ejercicios para la espalda se aprenden, por lo general, por primera vez trabajando con un fisioterapeuta que pueda mostrar los ejercicios y corregir la forma de hacerlos del paciente para asegurar que logre el fortalecimiento y/o alivio del dolor de espalda. A pesar de que los ejercicios del método McKenzie y los de estabilización dinámica de la zona lumbar tienden a ser utilizados para afecciones específicas, también es posible combinar las dos formas de ejercicios de fisioterapia cuando fuere apropiado.

Article continues below

Ejercicios del método McKenzie

Estos ejercicios para la espalda llevan el nombre de un fisioterapeuta de Nueva Zelanda que descubrió que la extensión la columna a través del ejercicio puede reducir el dolor generado por un problema en el espacio discal. En teoría, los ejercicios de extensión también pueden ayudar a reducir la hernia de disco, así como la presión sobre la raíz de un nervio. Hay una amplia variedad de ejercicios del método McKenzie, algunos de los cuales se hacen de pie, mientras que otros se hacen acostado. Todos estos ejercicios de la espalda alta y la espalda consisten en la contracción de los músculos centrales y, por lo general, movimientos de brazos para estabilizar el tronco y extender la columna vertebral.

Para los pacientes que sufren de dolor de piernas debido a una hernia de disco (una radiculopatía), la extensión de la columna vertebral con los ejercicios para la espalda del método McKenzie también puede ayudar a reducir el dolor de piernas a través de la "centralización" del dolor (moviendo el dolor de la pierna a la espalda). Para la mayoría de los pacientes, el dolor de espalda suele ser más tolerable que el dolor de piernas y, si el paciente puede centralizar el dolor, es posible que pueda continuar con un tratamiento no quirúrgico (como ejercicios) y evitar así la discectomía.

Cuando el dolor es agudo, los ejercicios deben realizarse con frecuencia (cada una o dos horas). Para que los ejercicios sean efectivos, los pacientes deben evitar la flexión de la columna vertebral (inclinarse hacia adelante) durante la rutina, ya que esto socava el movimiento de fortalecimiento.

Los ejercicios del método McKenzie también pueden ser útiles para aquellos individuos que tienen dolor de espalda a causa de la enfermedad degenerativa de disco . Mientras que estar sentado o flexionarse hacia adelante puede acentuar el dolor de espalda en los pacientes con enfermedad degenerativa de disco, la extensión de la columna puede aliviar la presión sobre el disco. Sin embargo, lo contrario aplica a los pacientes ancianos que tienen osteoartritis facetaria y/o estenosis lumbar (la extensión de la columna sobrecarga las articulaciones facetarias de la espalda y aumenta la presión sobre las articulaciones, por lo cual estos pacientes se van a sentir mejor si están sentados, ya que sentirán más dolor con la extensión).

Ejercicios de estabilización dinámica de la zona lumbar

Con esta técnica de ejercicios para la espalda, el fisioterapeuta primero tratará de encontrar la columna "neutral" del paciente o la posición que le permita al paciente estar más cómodo. Luego, se ejercitan los músculos de la espalda para enseñarle a la columna vertebral cómo mantenerse en esta posición. Esta técnica de ejercicios para la espalda se respalda en la propiocepción, es decir, la conciencia acerca de la posición de las propias articulaciones. Cuando se realizan de manera constante, estos ejercicios para la espalda brindan un alivio del dolor y ayudan a mantener la espalda fuerte y bien posicionada.

Los ejercicios de estabilización de la zona lumbar de la espalda también pueden ser realizados conjuntamente con los ejercicios del método McKenzie. Los ejercicios del método McKenzie sirven para reducir el dolor de espalda y los ejercicios de estabilización de la zona lumbar ayudan a fortalecer la espalda. Los ejercicios de estabilización de la espalda pueden ser algo rigurosos y, por lo tanto, es posible que no sean bien tolerados por todos los pacientes. Se recomienda que los pacientes ancianos o aquellos pacientes con un dolor significativo utilicen otros medios menos extenuantes de fisioterapia y ejercicios para el fortalecimiento de la espalda.

Los dos programas de ejercicios para la espalda mencionados más arriba suelen prescribirse para el tratamiento del dolor en la espalda baja y el dolor de piernas, pero hay muchas otras formas de ejercicio que también pueden brindar alivio del dolor y ayudar con la rehabilitación. El aspecto importante es que la rutina incluye ejercicios para un fortalecimiento progresivo y controlado. Las formas alternativas de ejercicios de fortalecimiento que pueden ser moderados para la espalda son Pilates, yoga y tai-chi. Hay varias formas de realizar estas disciplinas, las cuales se aprenden de mejor manera si se trabaja con un entrenador o médico certificados.

Pages: