El curso común de los síntomas para personas con enfermedad degenerativa de disco son síntomas que se exacerban periódicamente, pero que en general no progresan con el tiempo.

Tres objetivos de tratamiento para la DDD

Para las personas con exacerbaciones dolorosas, los principales objetivos de tratamiento generalmente incluirán:

  1. Control del dolor
    El foco de esta parte del tratamiento es lograr reducir el dolor lo suficiente como para que el paciente pueda realizar un programa específico de ejercicio y rehabilitación. El dolor de un disco degenerado o colapsado por lo general es causado tanto por inestabilidad como por inflamación y, por lo tanto, ambas causas deben tratarse.

    Para la mayoría de las personas el tratamiento no es quirúrgico y puede incluir un enfoque o una combinación de muchos enfoques médicos, alternativos y/o de autocuidado. Con frecuencia, un paciente necesita adoptar un enfoque de ensayo y error para determinar qué tipos de tratamiento funcionan mejor.

    Las soluciones quirúrgicas, una artrodesis o un disco artificial, son cirugías importantes y por lo general se les aconseja a los pacientes realizar un esfuerzo serio con tratamientos no quirúrgicos durante al menos 6 meses antes de considerar la cirugía.

Article continues below
  1. Ejercicio y rehabilitación
    Los objetivos del ejercicio son ayudar a que sane la espalda y evitar o reducir las probabilidades de que regrese el dolor. Para las personas con enfermedad degenerativa de disco, los ejercicios generalmente se realizan mejor con la guía de un fisioterapeuta u otro profesional capacitado del cuidado de la salud.

    Un beneficio adicional del ejercicio es que también puede ayudar a reducir el dolor naturalmente, ya que libera endorfinas que funcionan como analgésico natural del cuerpo.

    El ejercicio se realiza mejor en forma progresiva controlada y con la ayuda de un profesional capacitado del cuidado de la salud, como un fisiatra, fisioterapeuta, o quiropráctico.

  2. Modificaciones en el estilo de vida
    El foco de esta parte del tratamiento es la educación y recursos para ayudar a que el paciente desarrolle un estilo de vida más sano.

    Con frecuencia, las personas pueden realizar cambios en el estilo de vida que tienen como fin evitar el estrés sobre la columna vertebral y darle apoyo a través de la postura y ergonomía correctas.

    Además, muchas personas pueden beneficiarse con los siguientes cambios:

    • Evitar la nicotina
    • Evitar el exceso de alcohol
    • Incorporar el movimiento en la rutina cotidiana y evitar quedarse en una posición durante mucho tiempo. Por ejemplo, pararse, estirarse y caminar cada 20 a 30 minutos en lugar de estar sentado por un período prolongado.
    • Beber mucha agua
    • Para la lumbalgia por DDD, la mayoría de los pacientes pueden beneficiarse con una suave rutina de elongación de los músculos isquiotibiales

    Existen muchas opciones para cada una de las tres áreas anteriores.

Pages: