Afortunadamente, las distensiones de los músculos de la espalda por lo general sanan con el tiempo; la mayoría, en unos pocos días y casi todas, en un plazo de 3 a 4 semanas. Los músculos grandes en la parte baja de la espalda tienen buen suministro de sangre y eso aporta los nutrientes y proteínas necesarias para que se curen.

Si la lumbalgia es grave, se le puede recomendar al paciente hacer reposo, pero no más de uno o dos días.

Tratamientos iniciales para distensiones de los músculos de la espalda

Los tratamientos típicos de primera línea incluyen alguna combinación de:

  • Medicamentos para el dolor (como acetaminofén), para interrumpir la transmisión de las señales de dolor al cerebro
  • Medicamentos antiinflamatorios (como ibuprofeno, o posiblemente esteroides orales), para reducir la inflamación local que es una causa del dolor
  • Relajantes musculares, que pueden recetarse por poco tiempo para aliviar la lumbalgia grave asociada con espasmos musculares.
  • Masajes, que pueden ayudar a aumentar el flujo sanguíneo en la parte baja de la espalda (para ayudar a sanar), aflojar los músculos contraídos de la espalda y liberar endorfinas, los analgésicos naturales del cuerpo.
  • Quiropráctica. La manipulación manual suave es una opción para ayudar a aflojar los músculos tensos de la espalda y facilitar que se cure la parte baja de la espalda.
Article continues below
  • Hielo o compresas frías. La aplicación de algún tipo de compresas frías puede ayudar a reducir la inflamación, lo cual puede ser útil inmediatamente después de la lesión.
  • Terapia de calor. La aplicación de calor en la parte baja de la espalda ayuda en el largo plazo para estimular el flujo de sangre y sanar el área lesionada.

Si un episodio de lumbalgia dura más de dos semanas, los músculos pueden comenzar a debilitarse. Debido a que resulta doloroso usar los músculos de la parte baja de la espalda, la tendencia natural para la mayoría de los pacientes es evitar usarlos. No obstante, la falta de actividad causa atrofia por falta de uso (emaciación muscular) y el consecuente debilitamiento, que a su vez causa más lumbalgia porque los músculos tienen menos capacidad para ayudar a mantener la columna vertebral.

In This Article:

Ejercicios de espalda como tratamientos para la distensión de músculos de la espalda

Como regla general, las personas activas y en buen estado físico tienen muchas menos probabilidades de sufrir lumbalgia causada por distensión muscular, ya que el ejercicio regular elonga los músculos y tienen menos probabilidades de sufrir distensiones, desgarros o espasmos.

Hay tres tipos de músculos que soportan la columna vertebral:

  • Extensores (músculos de la espalda y los glúteos)
  • Flexores (músculos abdominales e iliopsoas)
  • Oblicuos o rotatorios (músculos laterales)

Si bien algunos de estos músculos se usan en la vida cotidiana, la mayoría no recibe el ejercicio suficiente con las actividades diarias y tienen a debilitarse con la edad a menos que se ejerciten en forma específica.

Un programa de ejercicios completo para la parte baja de la espalda está compuesto por una combinación de:

  • Elongación para aliviar el dolor de espalda
  • Ejercicios para fortalecer la espalda
  • Ejercicio aeróbico de bajo impacto

Finalmente, un programa sostenido de elongación de los músculos isquiotibiales ayudará a reducir y prevenir contracturas y lesiones en los músculos de la espalda. Los músculos isquiotibiales recorren la parte de atrás de los muslos. Las contracturas en estos músculos limitan el movimiento de la pelvis que puede distender la parte baja de la espalda. La elongación regular de los músculos isquiotibiales puede ir alargándolos gradualmente y reducir el esfuerzo que se siente en la parte baja de la espalda.

Pages: