Según la gravedad del dolor del tipo ciática y otros síntomas, se puede recomendar una serie de opciones de tratamiento por un profesional de la atención de la salud.

Un enfoque abarcativo para manejar el síndrome del piriforme puede incluir una combinación de los siguientes tratamientos no quirúrgicos:

Terapia con hielo y calor para el síndrome del piriforme

Paquetes de hielo y masaje con hielo
Cuando comienza el dolor, acuéstese en una posición cómoda sobre el estómago y coloque un paquete de hielo en el área dolorida durante aproximadamente 20 minutos. Repita según sea necesario cada 2 a 4 horas.

Puede ser más útil combinar con un masaje suave con el hielo. Acuéstese sobre el estómago y pídale a alguien que le realice masajes suaves sobre el área dolorida con un cubo de hielo grande. Si el hielo se aplica directamente sobre la piel (en lugar de utilizar una compresa fría), limite la aplicación a 8 a 10 minutos para evitar una quemadura con el hielo.

Si existen actividades específicas que generalmente son seguidas por un aumento en el dolor, puede ser una buena idea aplicar hielo inmediatamente después de la actividad.

Terapia de calor
A algunas personas les resulta útil alternar frío con calor. Si usa una almohadilla de calor, acuéstese sobre el estómago y coloque la almohadilla sobre el área dolorida durante un máximo de 20 minutos. Asegúrese de no quedarse dormido sobre la almohadilla ya que podría causarle quemaduras en la piel.

Article continues below

Medicamentos para la ciática

Debido a que la mayoría de los episodios de dolor incluyen algún tipo de inflamación los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno o naproxeno, pueden disminuir la inflamación en el área afectada.

Inyecciones en el piriforme

Para el dolor intenso de ciática causado por el síndrome del piriforme, es posible que se incluya una inyección como parte del tratamiento.

Inyección en el piriforme
Se puede inyectar un anestésico y corticosteroide local directamente en el músculo piriforme para ayudar a disminuir el espasmo y el dolor. El objetivo de una inyección generalmente es disminuir el dolor agudo y permitir el progreso en la fisioterapia.

Inyecciones de Botox
Para un espasmo del piriforme persistente que resiste el tratamiento con inyecciones de anestésico/corticosteroide, puede ser útil una inyección de toxina botulínica (por ej.: Botox®), que es un agente debilitante muscular. El objetivo de la inyección es ayudar a que el músculo se relaje y reducir la presión sobre el nervio ciático.

El objetivo con ambas inyecciones es ayudar a que el paciente progrese con la elongación y fisioterapia, para que cuando el efecto de la inyección desaparezca, el músculo permanezca elongado y relajado.

Electroterapia para el síndrome del piriforme

La aplicación de estimulación eléctrica a las nalgas con una unidad de electroestimulación nerviosa transcutánea (TENS) o estimulador de corriente interferencial (IFC) puede ayudar a bloquear el dolor y reducir el espasmo muscular relacionado con el síndrome del piriforme.

En casos persistentes, el músculo piriforme se puede cortar para aliviar los síntomas, pero este procedimiento es muy inusual.

Pages: