Una laminectomía lumbar puede aliviar el dolor causado por una estenosis raquídea a través de la remoción de la presión dolorosa sobre la raíz nerviosa y/o el espacio discal. Sin embargo, el procedimiento no es infalible. Es posible que surjan complicaciones de esta cirugía por estenosis lumbar a causa de varios factores.

Riesgos y consideraciones de la laminectomía lumbar

Los posibles riesgos y complicaciones de una laminectomía lumbar incluyen:

  • Daño a la raíz nerviosa (1 en 1.000) o incontinencia intestinal/urinaria (1 en 10.000). La parálisis sería extremadamente inusual, ya que la médula espinal se detiene cerca del nivel T12 o L1 y la cirugía suele ser realizada bastante más abajo de ese nivel.
  • Pérdida de líquido cefalorraquídeo (1 % a 3 % de los casos). Si hay una ruptura del saco dural, es posible observar una pérdida de líquido cefalorraquídeo, pero esto no cambia el resultado de la cirugía. Por lo general, el paciente solo necesita hacer reposo por cerca de 24 horas para permitir que se selle la pérdida.
  • Infecciones (cerca del 1 % de los casos optativos). A pesar de que la infección es la molestia más importante y suele requerir cirugías adicionales para limpiarla, junto con antibióticos por vía IV, por lo general, puede ser tratada y curada de forma efectiva.
  • Article continues below
  • Sangrado. A pesar de que es posible que suceda, esta complicación es poco común y no hay vasos sanguíneos importantes en esa área.
  • Inestabilidad posoperatoria del nivel operado (5 a 10 % de los casos). Esta complicación puede ser minimizada si se evita el contacto con los pares interarticulares durante la cirugía, ya que esta es una estructura importante para la estabilidad en ese nivel. La debilitación o corte de la estructura ósea puede causar espondilolistesis ístmica después de la cirugía. Además, la historia natural de degeneración de las articulaciones facetarias puede seguir su proceso degenerativo por sí mismo y resultar en una espondilolistesis degenerativa. Cualquiera de estas afecciones puede ser tratada con una artrodesis vertebral para la articulación afectada posteriormente.

Las complicaciones anestésicas generales, como el infarto de miocardio (paro cardíaco), coágulos de sangre, apoplejía, neumonía o embolia pulmonar, pueden ocurrir tanto con una laminectomía lumbar como con cualquier otra cirugía.

A pesar de que estas complicaciones son poco comunes en la población general, la laminectomía para estenosis raquídea suele realizarse en pacientes ancianos y, por lo tanto, el riesgo de complicaciones generales por la anestesia es algo más alto.

Pages: