Existen varios riesgos asociados con las inyecciones epidurales, y aunque todos son relativamente poco frecuentes, vale la pena analizar cada uno de ellos con el profesional que llevará a cabo el procedimiento para determinar la incidencia o prevalencia en su práctica.

Posibles riesgos de las inyecciones epidurales de esteroides

Al igual que con todos los procedimientos médicos invasivos, existen posibles riesgos asociados con las inyecciones epidurales lumbares de esteroides. Además del entumecimiento temporal de intestinos y vejiga, entre los posibles riesgos y complicaciones más frecuentes se encuentran:

  • Infección. Las infecciones graves son poco frecuentes, ocurren del 0,1% al 0,01% de las inyecciones.
  • Punción dural ("punción húmeda"). La punción dural se produce en el 0,5% de las inyecciones. Puede causar dolor de cabeza posterior a la punción dural (también llamado cefalea por punción lumbar) que suele mejorar a los pocos días. Aunque con poca frecuencia, puede ser necesario un parche hemático para aliviar el dolor de cabeza. Un parche hemático es un procedimiento simple y rápido que consiste en obtener una pequeña cantidad de sangre de la vena del brazo del paciente y de inmediato inyectarla en el espacio epidural para permitir que se coagule alrededor del saco dural y detener la fuga.
  • Sangrado. El sangrado es una complicación poco frecuente y es más común en los pacientes con trastornos hemorrágicos subyacentes.
  • Daño en los nervios. Aunque ocurre con muy poca frecuencia, puede producirse daño en algún nervio a causa de un traumatismo directo con la aguja, una infección o hemorragia.
Article continues below

Posibles efectos secundarios de la inyección epidural lumbar de esteroides

Además de los riesgos de la inyección, también hay efectos secundarios posibles del propio medicamento con esteroides. Estos tienden a ser poco frecuentes y su prevalencia es mucho menor que los efectos secundarios de los esteroides orales. Sin embargo, los efectos secundarios informados de las inyecciones epidurales de esteroides incluyen:

  • Aumento localizado del dolor
  • Dolores de cabeza no posturales que se resuelven en 24 horas
  • Rubor facial
  • Ansiedad
  • Insomnio
  • Fiebre la noche de la inyección
  • Nivel alto de azúcar en sangre
  • Una disminución transitoria de la inmunidad debido al efecto supresor de los esteroides
  • Úlceras estomacales
  • Artritis grave de cadera (necrosis avascular)
  • Cataratas

Cuándo informar efectos secundarios epidurales a un médico

Si bien los médicos tendrán diferentes enfoques para el seguimiento del paciente en función de su práctica y la situación clínica del paciente, algunas de las afecciones que siempre justifican una llamada al médico después de una inyección epidural de esteroides son:

  • Presentar una cefalea dolorosa mientras se está sentado o de pie, la cual mejora después de acostarse, lo cual puede indicar que hubo punción dural
  • Tener fiebre de 101 °F o más durante más de 24 horas, lo que puede señalar la presencia de infección
  • Perder función o sensibilidad en las piernas o los brazos
  • Perder el control del intestino o la vejiga (es decir, incapacidad de producir o retener la orina o las heces) después de que la anestesia local y el entumecimiento temporal desaparecen
  • Dolor intenso que no puede controlarse con analgésicos de venta libre ni con otras medidas utilizadas en el pasado

Todos estos síntomas son efectos atípicos, y necesitan ser evaluados y tratados de inmediato por un profesional.

En general, las inyecciones epidurales de esteroides son una herramienta útil, no quirúrgica, de bajo riesgo, que sirve para combatir el dolor lumbar y la ciática (dolor radicular) causados por la inflamación. Un análisis conservador de los resultados de los pacientes sugiere que al menos el 50% de los pacientes experimentarán alivio del dolor, aunque el grado exacto de alivio que se experimente depende de una serie de factores. Por su seguridad y eficacia relativas, las inyecciones epidurales de esteroides constituyen una parte integral del tratamiento no quirúrgico del dolor lumbar y radicular.

Pages: