El síndrome del piriforme se produce cuando el músculo piriforme se contrae e irrita o comprime el nervio ciático. A menudo causa síntomas similares a la ciática, aunque no es producido por un problema de la columna vertebral como lo es la ciática. El piriforme es un músculo pequeño ubicado en la parte profunda de las nalgas, detrás del glúteo mayor. Se ubica en forma diagonal desde la parte baja de la columna vertebral hasta la superficie superior del fémur, y el nervio ciático pasa por debajo o a través del músculo. El músculo piriforme ayuda a rotar la cadera y a girar las piernas y los pies hacia afuera. A causa del uso excesivo, una lesión o un esguince, el músculo piriforme se puede endurecer, inflamar o contraer. Los deportes en los que se debe hacer un movimiento repetitivo hacia adelante con las piernas, o los problemas en las articulaciones circundantes, como las articulaciones sacroilíacas, son causas típicas del síndrome del piriforme. Debido a que el músculo piriforme se ubica cerca del nervio ciático, si el músculo piriforme se irrita o lesiona el nervio ciático puede verse afectado también. Los síntomas del síndrome del piriforme incluyen sensibilidad y dolor en el área de los glúteos, acompañados de un dolor parecido al del ciático, entumecimiento, y debilidad que se extienden por la parte posterior del muslo, las pantorrillas y los pies. El dolor por el síndrome del piriforme a menudo es peor cuando se suben escaleras, luego de estar sentado, o mientras se camina o corre. El síndrome del piriforme generalmente se confunde con otras afecciones, especialmente las afecciones de la columna lumbar. Es importante recibir un diagnóstico correcto del síndrome del piriforme al considerar un tratamiento para el dolor en la parte baja de la espalda y en las piernas.

advertisement

Find a Physician Near You

stethoscope-icon
Search for a Doctor
advertisement
advertisement