La mayoría de los casos del dolor de cuello se deben a una distensión de un músculo o de otra parte blanda (ligamentos, tendones). Este tipo de lesión también puede ser causado por una fuerza violenta (esguince cervical). Estos tipos de dolor de cuello muchas veces mejoran con el tiempo y tratamientos no quirúrgicos, tales como medicamentos y manipulaciones quiroprácticas. Pero si el esguince cervical persiste, empeora o es acompañado por dolor o adormecimiento del brazo, generalmente hay una afección específica que requiere tratamiento. Pueden producir un dolor de cuello la discartrosis cervical, una hernia discal cervical, la estenosis cervical y la artrosis cervical. Cada una de estas afecciones tiene síntomas y enfoques de tratamiento únicos.

Los ejercicios de fortalecimiento de cuello pueden ayudar en el apoyo de la columna vertebral, hacer que sea más fácil sostener la postura y que la ocurrencia del dolor sea menos frecuente.

Los ejercicios de elongación y flexibilidad del cuello pueden expandir el rango de movimiento y la elasticidad del área cervical de la columna para ayudar a aliviar la rigidez y el dolor.

Repase las técnicas de primeros auxilios para aliviar el dolor causado por una distensión del cuello, así como los signos y síntomas que indican cuándo debe ir al médico por una distensión del cuello.
Se describen los tipos de dolor de cuello, o dolor de columna cervical, y de dolor de brazo, y las afecciones más comunes que causan el dolor de cuello.
advertisement
advertisement

Find a Physician Near You

stethoscope-icon
Search for a Doctor
advertisement