La cirugía para la estenosis raquídea lumbar solo debe considerarse si la capacidad del paciente para participar en las actividades cotidianas se reduce de manera inaceptable y si los esfuerzos para aliviar los síntomas con medios no quirúrgicos han sido improductivos.

Para la mayoría de los pacientes, la cirugía de estenosis raquídea lumbar es fundamentalmente la elección de un estilo de vida. Por ejemplo:

  • Si los pacientes han tenido que renunciar a muchas actividades, es posible que deseen considerar la cirugía para la estenosis raquídea lumbar o
  • Si los pacientes todavía funcionan razonablemente bien, no hay necesidad de correr el riesgo de una cirugía

Además, en general, el paciente no perderá ninguna ventana de oportunidad si espera para realizar la cirugía para la estenosis raquídea lumbar. Generalmente, someterse más tarde a una cirugía de estenosis funcionará tan bien como someterse a una cirugía más inmediata.

Laminectomía lumbar

Para aquellos que eligen la cirugía para la estenosis raquídea lumbar, la buena noticia es que la laminectomía lumbar, la cirugía más común para la estenosis raquídea tiene una tasa de éxito alta (la mayoría de las publicaciones señalan una tasa de éxito de alrededor del 80%). También en la mayoría de los casos, la cirugía de descompresión lumbar permite a las personas a regresar a un estilo de vida más activo y sin dolor.

Article continues below

Otras opciones quirúrgicas para estenosis raquídea

Mientras la laminectomía es, por lejos, el tipo más común de cirugía para la estenosis raquídea, hay otras opciones quirúrgicas disponibles, como por ejemplo:

  • Foraminotomía
  • Laminotomía
  • Espaciador de las apófisis interespinosas
  • Descompresión microendoscópica

Como la laminectomía, el objetivo de estas opciones quirúrgicas es descomprimir, ya sea directa o indirectamente, la presión sobre la médula espinal o el nervio raquídeo mediante el ensanchamiento del canal raquídeo.

    Facetectomía o foraminotomía
    Esta cirugía para estenosis raquídea elimina una parte de la articulación facetaria (una estructura ósea en el canal raquídeo). Generalmente, esto es parte del procedimiento de laminectomía, pero si la estenosis está solo en un lado, una única raíz nerviosa puede ser descomprimida a través de una microdescompresión (similar a un enfoque con microdiscectomía) o un enfoque microendoscópico.

    Laminotomía
    Una laminectomía es un procedimiento de microdescompresión en el cual se extrae una parte de la lámina para aliviar la presión, o para permitirle acceso al cirujano para que pueda eliminar la porción lesiva del disco o el espolón óseo.

    Distractores de las apófisis interespinosas
    El primero en su tipo fue el X-STOP, que es un dispositivo que se inserta entre las apófisis espinosas —pequeñas protuberancias óseas que sobresalen a lo largo de la parte posterior de la columna vertebral de una persona— para mantenerlas abiertas. Se abre eficazmente el canal raquídeo como si uno estuviera en posición sentada en lugar de una posición de pie, lo cual alivia la presión en el canal raquídeo. Un beneficio es que esta cirugía de estenosis lumbar es casi mínima para la inserción del dispositivo. Otro beneficio es que se puede hacer con anestesia local.

    Sin embargo, el uso del dispositivo X-STOP es relativamente nuevo en comparación con una laminectomía lumbar. Los estudios clínicos sobre X- STOP que se han llevado a cabo son relativamente pequeños y tienden a mostrar resultados variables en cuanto a las tasas de éxito en términos de alivio del dolor.

    Reemplazo facetario o reemplazo total de elemento
    Esta nueva clase de dispositivos está diseñada para reemplazar las articulaciones facetarias en la parte posterior de la columna vertebral (o el segmento total en la parte posterior de la columna vertebral) sin hacer una fusión. Actualmente existen varios dispositivos experimentales diferentes que se están investigando o en ensayos clínicos, pero al momento de este artículo no han sido aprobados para que sean utilizados por el público en general.

    Descompresión microendoscópica
    Una opción quirúrgica de cirugía descompresiva es hacer la cirugía a través de un tubo, llamada cirugía microendoscópica. El objetivo de este enfoque es reducir al mínimo el traumatismo en el tejido blando y permitir una recuperación más temprana.

    Sin embargo, el inconveniente es que esta cirugía de estenosis raquídea es más difícil de hacer, la visualización es limitada en comparación a una laminectomía abierta, y las complicaciones (como desgarro dural que da lugar a pérdidas de líquido cefalorraquídeo) son mayores. Es una técnica que unos pocos cirujanos prefieren, pero para la estenosis raquídea no es de uso generalizado.

Si bien una variedad de otras opciones quirúrgicas están disponibles o podrían estar disponibles, al momento de la publicación de este artículo, el tratamiento quirúrgico de referencia para la estenosis raquídea lumbar es la laminectomía lumbar. Muchas de las alternativas que figuran arriba pueden ser una opción para ciertos pacientes con estenosis lumbar o podrían llegar a ser una opción con futuros avances tecnológicos.

Pages: