Diversas afecciones comunes que causan dolor lumbar intenso agudo o crónico, o dolor de piernas (ciática) debido a la irritación de nervios pueden tratarse con inyecciones de esteroides. Estas afecciones son, entre otras:

  • Una hernia de disco lumbar, en la que el núcleo del disco empuja a través del anillo exterior (annulus) y hacia dentro del canal raquídeo y presiona sobre la médula espinal y los nervios. Lea Hernia de disco lumbar para obtener más información sobre el diagnóstico y los tratamientos.
  • La enfermedad degenerativa de disco, donde el colapso del espacio intervertebral puede impactar sobre los nervios de columna lumbar. Consulte Enfermedad degenerativa de disco lumbar .
  • La estenosis raquídea lumbar, un estrechamiento del canal raquídeo que estrangula, literalmente, los nervios y la médula espinal, lo cual ocasiona un dolor significativo. Consulte ¿Qué es la estenosis raquídea?
  • Las fracturas por compresión en una vértebra.
  • Quistes que se encuentran en la articulación facetaria o la raíz nerviosa y pueden expandirse y apretar estructuras de la columna vertebral.
  • Desgarro anular, una afección dolorosa donde se presenta un desgarro en la capa externa del disco.
  • Article continues below

    Para estas y muchas otras afecciones que pueden causar dolor lumbar o dolor de piernas (ciática), una inyección epidural de esteroides puede ser una opción eficaz de tratamiento no quirúrgico.

    Quién debe evitar las inyecciones epidurales de esteroides

    Algunas afecciones pueden impedir que un paciente reciba esta inyección:

    • Infección sistémica o local
    • Embarazo (si se utiliza fluoroscopia, un tipo de rayos X)
    • Problemas hemorrágicos, los pacientes que toman anticoagulantes (warfarina, etc.), o pacientes con trastornos hemorrágicos (hemofilia, etc.)

    Las inyecciones epidurales de esteroides no deben tampoco aplicarse en pacientes cuyo dolor pudiera estar relacionado con un tumor medular. Si se sospecha, debe realizarse una resonancia magnética antes de la inyección para descartar la presencia de un tumor.

    Pueden aplicarse las inyecciones, pero con cautela, en los pacientes con otras afecciones posiblemente problemáticas, tales como:

    • Alergias a la solución inyectada
    • Problemas médicos no controlados, como enfermedad renal, insuficiencia cardíaca congestiva y diabetes, ya que pueden complicarse debido a la retención de líquidos que un pequeño porcentaje de pacientes presentan durante unos días después de recibir las inyecciones.

    El uso de dosis altas de aspirina u otros antiagregantes plaquetarios (por ejemplo, Ticlid, Plavix), los cuales pueden causar hemorragias a partir del procedimiento. Estos medicamentos deben suspenderse antes de recibir una inyección.

Pages: