El procedimiento para la inyección epidural de esteroides se lleva a cabo en un centro quirúrgico, un hospital o la clínica de un médico. Muchos tipos de médicos pueden estar calificados para realizar una inyección epidural de esteroides, por ejemplo, anestesiólogos, radiólogos, neurólogos, fisiatras y cirujanos.

Preparación para recibir una inyección epidural de esteroides

A los pacientes se les puede pedir que se pongan una bata de hospital, lo que permite acceder al área de la inyección para limpiarla y permite que el médico visualice fácilmente el lugar de la inyección. Colocar una inyección epidural de esteroides por lo general lleva entre 15 y 30 minutos, y se sigue un protocolo relativamente estándar:

  • El paciente se acuesta en una mesa de radiología X o con una pequeña almohada debajo de su estómago para curvar ligeramente la espalda. Si esta posición causa dolor, se le puede permitir al paciente sentarse o acostarse de lado en una posición ligeramente curva.
  • La piel de la zona lumbar se limpia y luego se anestesia con un anestésico local similar al que utiliza un dentista.
  • Mediante el uso de fluoroscopía (rayos X en vivo) como guía, se inserta una aguja en la piel y se la dirige hacia el espacio epidural. La fluoroscopía se considera importante para guiar la aguja dentro del espacio epidural, ya que en estudios controlados se ha descubierto que sin fluoroscopía1 el medicamento se coloca fuera de lugar en muchas (> 30%) de las inyecciones epidurales de esteroides que se aplican.
Article continues below
  • Una vez que la aguja está en la posición correcta, el contraste se inyecta para confirmar la posición de la aguja. A continuación, se inyecta la solución epidural de esteroides. Aunque la solución de esteroides se inyecta lentamente, la mayoría de los pacientes sienten algo de presión debido a la cantidad de la solución utilizada (en las inyecciones lumbares puede variar de 3 ml a 10 ml, dependiendo del enfoque y el esteroide usado). La presión de la inyección generalmente no es dolorosa.
  • Después de la inyección, se vigila al paciente entre 15 y 20 minutos antes de que se le dé el alta.

El paciente puede recibir sedación para su comodidad o ansiedad. Sin embargo, los sedantes rara vez son necesarios, ya que el procedimiento para la inyección epidural de esteroides, por lo general, no es incómodo. Si se usa un sedante, el paciente debe tomar algunas precauciones, como no comer ni beber durante varias horas antes del procedimiento y tener una persona disponible para ayudarle cuando reciba el alta. El paciente debe ponerse en contacto con su médico para obtener instrucciones específicas.

Puede presentarse sensibilidad en el sitio de inserción de la aguja durante algunas horas después del procedimiento, lo cual puede tratarse con la aplicación de una bolsa de hielo durante 10 a 15 minutos una o dos veces por hora. Además, a los pacientes por lo general se les pide que descansen el resto del día luego de recibir la inyección epidural de esteroides. Las actividades normales (las realizadas la semana anterior a la inyección epidural) pueden retomarse de manera habitual al día siguiente. Se puede producir un aumento temporal del dolor durante varios días después de la inyección debido a la presión del líquido inyectado o a la irritación química local.

Además de comprender el protocolo general y el tiempo necesarios para el procedimiento, los pacientes deben hablar con el médico y el clínico sobre si se pueden tomar medicamentos para el dolor (u otros medicamentos) el día de la inyección.

La cantidad y la frecuencia de inyecciones epidurales de esteroides varían

No hay ninguna investigación definitiva para dictar cuántas inyecciones epidurales de esteroides deben administrarse o con qué frecuencia se lo debe hacer. En general, el consenso es administrar hasta tres inyecciones epidurales por año, que es aproximadamente la frecuencia con que muchos pacientes con artritis reciben inyecciones de cortisona para el dolor de hombro y de rodilla. Se utilizan diferentes estrategias:

  • Algunos médicos aplican las inyecciones distribuidas de manera uniforme durante un año.
  • Otros tienen un enfoque diferente y administran dos o tres inyecciones epidurales de esteroides en intervalos de 2 a 4 semanas, si la primera inyección produce un alivio significativo del dolor.

No existe un consenso general en la comunidad médica acerca de si se debe realizar una serie de tres inyecciones o no. Si un paciente no presenta ningún alivio del dolor de espalda ni del dolor de piernas después de la primera inyección epidural, es posible que no resulte beneficioso colocar más inyecciones.

Pages: