La anatomía de la columna vertebral es una combinación fantástica de huesos fuertes, ligamentos y tendones flexibles, músculos grandes y nervios muy sensibles. Está diseñada para ser increíblemente fuerte y proteger las raíces nerviosas altamente sensibles, y al mismo tiempo muy flexible para posibilitar el movimiento en muchos planos. La mayoría de nosotros da por sentado esta yuxtaposición de fuerza, estructura y flexibilidad en la vida cotidiana, hasta que algo sale mal. Una vez que tenemos dolor de espalda, debemos saber qué anda mal y qué debemos hacer para aliviar el dolor y evitar que suceda nuevamente.

De qué forma la columna vertebral puede producir dolor de espalda

Diversas estructuras en la columna vertebral pueden causar dolor de espalda, potencialmente cuando:

  • las raíces de los grandes nervios que van a las piernas y brazos están irritadas
  • los nervios más pequeños que inervan la columna vertebral están irritados
  • el par de músculos grandes de las espalda (erectores de la columna vertebral) están distendidos
  • los huesos, ligamentos o articulaciones están lesionadas
  • el espacio intervertebral en sí mismo es una fuente de dolor.

Por lo tanto, es importante realizar una revisión de la anatomía de la columna vertebral para entender las causas del dolor de espalda, dolor de cuello, y ciática (dolor en la pierna), y evaluar las opciones de tratamiento.

Article continues below

Anatomía de la columna cervical, dorsal, lumbar y sacra

La columna vertebral tiene cuatro regiones principales :

  1. La columna cervical (cuello)
    El cuello soporta el peso de la cabeza y protege los nervios que salen del cerebro hacia el resto del cuerpo. Esta sección de la columna tiene siete cuerpos vertebrales (huesos) que se van achicando a medida que se acercan a la base del cráneo. La mayoría de la rotación de la columna cervical proviene de los dos segmentos superiores mientras que la mayor parte del movimiento de flexión/extensión proviene de las C5-C6 y C6-C7 (cada segmento de movimiento se denomina según los dos cuerpos vertebrales que están conectados).

    El dolor agudo de cuello por lo general es causado por la distensión de un músculo, ligamento o tendón (como por ejemplo por realizar una fuerza súbita o forzar el cuello), y por lo general sanará con el tiempo y tratamientos no quirúrgicos para aliviar el dolor de cuello (como hielo y/o calor, medicamentos, manipulación quiropráctica u osteopática, etc.)

    Para los pacientes con dolor de cuello que dura más de dos semanas y hasta tres meses, o principalmente con dolor, entumecimiento u hormigueo en el brazo, con frecuencia existe un problema anatómico específico. Por ejemplo, el dolor que irradia descendiendo por el brazo, y posiblemente hasta las manos y dedos, normalmente es causado por una hernia de disco cervical o estenosis foraminal que pellizca un nervio en el cuello. Las opciones de tratamiento para el dolor de cuello variarán según el diagnóstico específico.

  1. La columna dorsal (parte superior de la espalda)
    Los 12 cuerpos vertebrales en la parte superior de la espalda forman la columna dorsal. La firme unión de la caja torácica en cada nivel de la columna dorsal ofrece estabilidad y soporte estructural a la parte superior e inferior de la espalda y permite muy poco movimiento. La columna dorsal es básicamente una caja resistente diseñada para proteger los órganos vitales del corazón y pulmones.

    La parte superior de la espalda no está diseñada para el movimiento y, por lo tanto, las lesiones en la columna dorsal son poco frecuentes. Sin embargo, la irritación de los grandes músculos de la espalda y hombros o la disfunción articular en la parte superior de la espalda pueden producir dolor de espalda muy notorio.

  2. La columna lumbar (parte baja de la espalda)
    La parte baja de la espalda tiene mucha más movilidad que la columna dorsal y también soporta el peso del torso. Como consecuencia, es la parte de la columna que se lesiona con mayor frecuencia.

    El movimiento en la columna lumbar está dividido entre tres segmentos de movimiento, aunque una cantidad desproporcionada del movimiento se produce en los segmentos más bajos (L3-L4 y L4-L5). En consecuencia, estos dos segmentos son los que tienen mayor probabilidad de lesionarse por desgaste (por ejemplo: osteoartritis). Los dos discos más bajos (L4-L5 y L5-S1) son los que deben esforzarse más y tienen mayor probabilidad de herniarse. Esto puede causar lumbalgia y posiblemente entumecimiento que irradia a través de la pierna y hasta el pie (ciática).

    La gran mayoría de episodios de lumbalgia son causados por distensión muscular. Aunque una distensión muscular no suena como una lesión grave, el traumatismo que sufren los músculos y otros tejidos blandos (ligamentos, tendones) en la parte baja de la espalda pueden causar dolor de espalda intenso. La buen noticia es que los tejidos blandos tienen un buen suministro de sangre que lleva nutrientes al área lesionada, facilita el proceso de curación y con frecuencia ofrece un alivio eficaz para el dolor de espalda.

  3. La región sacra (parte baja de la columna vertebral)
    Debajo de la columna lumbar hay un hueso llamado sacro, que forma la parte posterior de la pelvis. Este hueso tiene forma de triángulo que encaja entre las dos mitades de la pelvis, conectando la columna vertebral con la mitad inferior del cuerpo.

    El sacro está conectado con parte de la pelvis (los huesos ilíacos) por las articulaciones sacroilíacas. El dolor en el sacro con frecuencia se llama disfunción de la articulación sacroilíaca, y es más frecuente en mujeres que en hombres. El cóccix está en la región sacra, en la parte más baja de la columna vertebral. El dolor en el cóccix se llama coccidinia, y es más frecuente en mujeres que hombres.

Pages: