La lumbalgia con dolor referido puede variar ampliamente con respecto a la gravedad y a la calidad. Suele ser dolorosa, sorda y migratoria (es decir, va de un lugar a otro del cuerpo). Suele aparecer y desaparecer y, por lo general, varía en intensidad. Puede resultar de una lesión o problema idéntico que causa un simple dolor de espalda axial y no suele ser más serio.

Área de distribución del dolor

El dolor referido suele sentirse en el área baja de la espalda y tiende a irradiar hacia la ingle, los glúteos y la parte superior del muslo. El dolor suele trasladarse y muy raramente irradia por debajo de la rodilla. Este tipo de lumbalgia no es tan común como la lumbalgia axial o el dolor radicular (ciática).

El dolor referido es análogo al dolor que irradia hacia el brazo izquierdo durante un paro cardíaco. Es el resultado de la amplia red de nervios sensoriales interconectados que llegan a muchos de los tejidos de la espalda baja, la pelvis y los muslos.

Una lesión en cualquiera de estas estructuras puede hacer que el dolor irradie —o se "traslade"— a cualquiera de las otras estructuras. Es importante comprender que este tipo de dolor no se debe a un "nervio comprimido".

Article continues below

Diagnóstico de lumbalgia referida

Lamentablemente, el cerebro no puede determinar cuál es la fuente específica de dolor. Por lo general, la confección de una historia clínica detallada y del examen físico por parte de un especialista con experiencia en columna vertebral puede distinguir este tipo de dolor del dolor radicular, o del dolor que irradia en forma descendente por la pierna a lo largo del curso específico de un nervio espinal comprimido. La distinción entre el dolor referido y el dolor radicular es esencial porque el tratamiento de los dos tipos de dolor varía considerablemente.

Tratamiento de la lumbalgia referida

En general, el dolor referido es tratado con los mismos tipos de cuidados no quirúrgicos que el dolor de espalda axial y, generalmente, disminuirá a medida que se resuelve el problema en la espalda baja. Una vez que se descarta la posibilidad de una afección médica subyacente seria como la causa de la lumbalgia de un paciente, el tratamiento para la lumbalgia referida es no quirúrgico y puede incluir una de las siguientes causas o una combinación de ellas:

  • Un corto tiempo de descanso (por ejemplo, uno o dos días)
  • Fisioterapia, ejercicio activo y elongación
  • Aplicación de hielo y/o calor
  • Medicamentos adecuados para el alivio del dolor

Si estos tratamientos no reducen con éxito el dolor del paciente a un nivel que pueda ser controlado, entonces es posible que se pueda tratar con terapias no quirúrgicas adicionales. La laminectomía y la discectomía (cirugía de la espalda que tiene por objetivo descomprimir el saco del nervio espinal o las raíces individuales del nervio espinal) no suelen tener éxito en el tratamiento del dolor referido. Para casos de lumbalgia severa crónica, con o sin dolor de piernas referido, es posible considerar el testeo y la evaluación más exhaustivos por medio de un discograma (inyección en los discos para determinar si estos son los generadores del dolor), dependiendo de las opciones de tratamiento que sean consideradas por el especialista en columna a cargo del tratamiento.

Pages: