El síndrome de cauda equina es una afección poco común pero seria y se trata de una presión extrema e hinchazón de los nervios que se encuentran al final de la médula espinal. Obtiene su nombre del latín, "cola de caballo", porque los nervios que se encuentran hacia el final de la columna vertebral se asemejan a los de la cola de un caballo, ya que se extienden desde la médula espinal hacia abajo en cada pierna.

El síndrome de cauda equina es una emergencia médica seria que requiere un testeo y, posiblemente, una intervención quirúrgica urgente. Si los pacientes con síndrome de cauda equina no reciben tratamiento en forma rápida, algunos de los resultados adversos pueden ser parálisis permanente, problemas de control urinario y/o intestinal, dificultad para caminar y/u otros problemas neurológicos y físicos.

Causas del síndrome de cauda equina

El síndrome de cauda equina es causado por la compresión de los nervios de la columna lumbar y un estrechamiento del canal espinal. Esta presión sobre los nervios espinales puede ocurrir por varias causas subyacentes:

  • Cualquier problema en la columna vertebral que pueda comprimir los nervios de la espalda baja, por lo general, una hernia de disco lumbar o estenosis lumbar espinal
  • Afecciones inflamatorias de la columna vertebral, como espondilitis anquilosante
  • Infecciones en el canal espinal, como el absceso epidural raquídeo en el canal espinal
  • Tumores espinales que pueden causar presión en los nervios de la zona inferior de la columna, como neoplasias
  • Lesión que penetra la espalda baja, como una herida de arma de fuego o de arma blanca
  • Traumatismos en la columna lumbar, por ejemplo, producido por un accidente automotor, una caída o una cirugía.
Article continues below

Síntomas del síndrome de cauda equina

Los típicos síntomas del síndrome de cauda equina varían en intensidad y aparición, y pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Sensación alterada o debilidad o entumecimiento severo o progresivo en las extremidades inferiores, las piernas y/o los pies, causando posiblemente dificultad para caminar
  • Pérdida de sensación o una sensación extraña en el área de "montura" (el área del cuerpo que se sentaría en una montura: la parte interna de los muslos/entre las piernas, los glúteos, la parte trasera de las piernas y la región sacra)
  • Incontinencia urinaria o intestinal, con inclusión de disfunciones que causen la retención de orina, la incapacidad de retener orina o la pérdida del control fecal
  • Dolor en la espalda baja, que puede ser descrito como un dolor agudo en un área localizada
  • Dolor punzante intenso en la pierna.

Los síntomas del síndrome de cauda equina pueden ocurrir en forma inesperada o más gradual, desarrollándose a lo largo de algunas semanas o de algunos años.

  • Aparición repentina. Los síntomas de aparición repentina del síndrome de cauda equina están típicamente marcados por incontinencia o disfunción urinaria y/o intestinal o por una debilidad progresiva en las piernas y/o en los pies.
  • Aparición gradual. Los síntomas de aparición gradual del síndrome de cauda equina suelen incluir dolor de espalda recurrente en combinación con debilidad muscular y entumecimiento y con incontinencia y/o disfunción urinaria y/o intestinal.

Los pacientes que presenten alguno de los síntomas descritos deben procurar atención médica en forma inmediata.

Tratamiento del síndrome de cauda equina

Esta afección, por lo general, requiere una descompresión quirúrgica de emergencia lo más rápidamente posible con el fin de reducir o eliminar la presión sobre el nervio. A pesar de que no hay un estudio clínico aleatorizado prospectivo que lo confirme sin dejar lugar a dudas, se suele pensar que la cirugía realizada dentro de las 24 a 48 horas, brinda el mayor potencial para la mejoría de los déficits sensoriales y motores, como del funcionamiento de la vejiga y del intestino, y la mayoría de los cirujanos recomiendan la realización de la cirugía para descomprimir los nervios lo antes posible, aproximadamente dentro de las 8 horas del comienzo de los síntomas.

El pronóstico para el síndrome de cauda equina depende de múltiples factores, con inclusión del grado de lesión producida al nervio y la rapidez con la cual el nervio es descomprimido. Luego de la cirugía, la extensión de la recuperación es variable y es posible que los pacientes sigan experimentando algo de dolor, problemas con su vejiga y su intestino y otras disfunciones, dependiendo de la duración y la gravedad de los síntomas previos a la cirugía.

Los pacientes deben saber que el síndrome de cauda equina que resulta en la lesión de los nervios es muy poco común.

Referencias::

  1. Cauda equina syndrome secondary to lumbar disc herniation: a meta-analysis of surgical outcomes.Ahn UM, Ahn NU, Buchowski JM, Garrett ES, Sieber AN, Kostuik JP. Spine (Phila Pa 1976). 2000 Jun 15;25(12):1515-22.
Further Reading: Hernia de disco lumbar