Los tratamientos para la coccigodinia generalmente son no invasivos y locales. La primera línea de tratamiento normalmente incluye:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Los AINE más comunes, como el ibuprofeno, naproxeno e inhibidores de COX-2, ayudan a reducir la inflamación alrededor del cóccix que suele ser una causa del dolor.
  • Aplicación de hielo o una compresa fría en la región del cóccix varias veces al día durante los primeros días después de que comience el dolor.
  • Aplicación de calor o una compresa caliente en la región después de los primeros días.
  • Evitar sentarse durante períodos prolongados, y evitar ejercer cualquier presión sobre la región, tanto como sea posible.
  • Una almohada hecha a medida para ayudar a aliviar la presión sobre el cóccix al sentarse. Para algunas personas, una almohada con forma de dona funciona bien, y para otras no es la forma correcta y todavía sienten la presión sobre el cóccix. Muchas prefieren una almohada de espuma que tiene más bien una forma de U o forma de V (con la parte posterior abierta para que nada toque el cóccix). Cualquier tipo de almohada o modo de sentarse que evite cualquier presión sobre el cóccix es ideal.
  • Si el dolor de cóccix es causado por los movimientos de intestino o estreñimiento, o aumenta por estos motivos, se recomienda el uso de ablandadores de heces y aumentar la ingesta de fibra y de agua.
Article continues below

Tratamientos no quirúrgicos adicionales para coccidinia

Si el dolor es persistente o intenso, algunas de las opciones de tratamiento no quirúrgicas adicionales para coccidinia (dolor en el cóccix) son:

  • Inyección. Una inyección local de un agente anestésico (lidocaína) y esteroides (para reducir la inflamación en la zona) puede proporcionar algún alivio. Se recomienda guía fluoroscópica. El alivio puede durar desde 1 semana hasta varios años. Se recomienda no más de 3 inyecciones por año.
  • Manipulación. Algunos pacientes encuentran alivio del dolor a través de la manipulación manual (p. ej., tratamiento quiropráctico).
  • Elongación. Estirar suavemente los ligamentos unidos al cóccix puede ser útil. Un fisioterapeuta, un quiropráctico, un fisiatra u otro profesional de la salud debidamente capacitado puede proporcionar instrucciones sobre los ejercicios de elongación apropiados.
  • Ecografía. La fisioterapia con ecografía también puede ser útil para aliviar el dolor.

Si se ha descartado la presencia de infección y de tumor como causa del dolor (a través de exámenes, radiografías y resonancia magnética), entonces el tratamiento prolongado no quirúrgico para el alivio del dolor y la modificación de la actividad es una opción razonable.

Después de alcanzar suficiente alivio del dolor como para que el movimiento no sea demasiado doloroso, la actividad aeróbica de bajo impacto diaria es beneficiosa, ya que el aumento del flujo sanguíneo trae nutrientes curativos a la zona y estimula las capacidades curativas naturales del cuerpo. El beneficio adicional de la actividad aeróbica es la liberación de endorfinas, que es el proceso de alivio del dolor inherente al cuerpo.

Pages: