La estenosis cervical puede ejercer presión sobre la médula espinal. Si la mayoría de la compresión se encuentra en la espalda, la estenosis cervical puede ser tratada por medio de una laminectomía cervical posterior.

El objetivo de este procedimiento es remover la lámina (y el proceso espinoso) para darle más lugar a la médula espinal.

¿Qué sucede durante la laminectomía cervical posterior?

El procedimiento general para la laminectomía cervical incluye los siguientes pasos:

  1. Estrategia quirúrgica.
    • La incisión de la piel se realiza en la línea media de la parte trasera del cuello y tiene cerca de 3 a 4 pulgadas (7,6 a 10,1 cm) de largo.
    • Luego, los músculos paraespinales se elevan desde múltiples niveles.
  2. Remoción de la lámina.
    • Es posible utilizar una fresa de alta velocidad para hacer una canaleta en la lámina a ambos lados justo antes de que se una a la articulación facetaria.
    • Luego, la lámina con el proceso espinoso puede ser removida como una única pieza (como una cola de langosta).
    • La remoción de la lámina y el proceso espinoso permite que la médula espinal flote al revés y haga así más lugar.

Post-operatorio de laminectomía cervical posterior

Los resultados de la laminectomía pueden variar, ya que algunas personas tienen una enfermedad más extensa que otras. En general, después de la laminectomía, la mayoría de los pacientes pueden esperar la recuperación de:

Article continues below
  • Parte de la función de la médula espinal
  • Mejora de la función de las manos y de la capacidad de caminar
  • Disminución o eliminación del entumecimiento de las manos (si había una gran cantidad de entumecimiento antes de la cirugía, probablemente no desaparezca completamente)

Si la cirugía de espalda simplemente previene la progresión del daño a la médula espinal (mielopatía) y no hay una pérdida de la función a causa de la cirugía, tanto el paciente como el cirujano deben considerar que fue una operación exitosa.

Riesgos y complicaciones de la laminectomía cervical posterior

Como sucede con la corpectomía cervical (que también se realiza para la estenosis raquídea cervical con mielopatía), el principal riesgo es el deterioro de las funciones neurológicas después de la cirugía de espalda.

Para ayudar a manejar este riesgo, la función de la médula espinal suele ser monitoreada durante la cirugía por medio de potenciales evocados somatosensoriales (PESS). Los PESS generan un pequeño impulso eléctrico en los brazos/piernas, miden la respuesta correspondiente en el cerebro y registran la cantidad de tiempo que toma la señal para llegar al cerebro. Cualquier retraso marcado de la cantidad de tiempo puede indicar un compromiso de la médula espinal.

Algunos de los otros posibles riesgos son:

  • Desgarro dural
  • Infección
  • Sangrado
  • Aumento del dolor
  • Inestabilidad de la columna vertebral

Cirugía de artrodesis vertebral cervical

Las laminectomías cervicales suelen ser realizadas con una cirugía de artrodesis vertebral cervical. Si la laminectomía posterior es realizada sin una cirugía de fusión cervical, hay un riesgo posoperatorio de desarrollar inestabilidad que puede causar dolor y deformidad.

Por lo tanto, hay un riesgo de que se requiera una artrodesis vertebral en algún momento en el futuro.

Cirugía de espalda por laminoplastía posterior

Con el fin de reducir el riesgo de inestabilidad posoperatoria y para evitar una artrodesis vertebral, algunos cirujanos de columna recomienda el levantamiento de la lámina de un lado y dejar una bisagra del otro lado, un procedimiento que se denomina laminoplastía.

  • La ventaja de esta técnica es que aumenta el tamaño del canal pero deja la atadura posterior que ayuda a mantener la columna estable.
  • La desventaja es que el canal no puede ser bien visualizado y es difícil evaluar si el canal de ha descomprimido correctamente o no.
Pages: