Generalmente, una microdiscectomía se realiza en forma ambulatoria (sin que el paciente pase la noche en el hospital) o con una noche en el hospital. Después de la operación, los pacientes pueden retomar el nivel de actividad cotidiana rápidamente.

Algunos cirujanos de columna solicitan al paciente que no se incline, levante peso, o gire el torso durante las primeras seis semanas después de la cirugía. No obstante, debido a que la espalda del paciente es mecánicamente la misma, también es razonable retomar un nivel normal de funcionamiento inmediatamente después de la cirugía de columna.

Ha habido un par de informes en la literatura médica que muestran que la movilización inmediata (regresar a la actividad normal) no lleva a un aumento en la recurrencia de hernia de disco lumbar.

Tasas de éxito de la microdiscectomía

La tasa de éxito para la cirugía de columna mediante microdiscectomía es aproximadamente 90% a 95%, aunque 5% a 10% de los pacientes desarrollarán hernia de disco recurrente en algún momento en el futuro.

Una hernia de disco recurrente puede ocurrir directamente después de la cirugía o muchos años después, aunque son más comunes en los primeros tres meses después de la cirugía. Si el disco vuelve a herniarse, generalmente una microdiscectomía de revisión será tan exitosa como una primera operación. No obstante, después de una recurrencia, el paciente tiene un riesgo más alto de más recurrencias (probabilidad del 15% al 20%).

Article continues below

Para los pacientes con recurrencias múltiples de hernia de disco, puede ser recomendable una artrodesis vertebral para evitar más recurrencias. Retirar todo el espacio intervertebral y fusionar el nivel es la forma más común de asegurar absolutamente que no puedan ocurrir más hernias de disco. Si la articulación facetaria posterior no está comprometida y se cumplen otros criterios, se puede considerar un reemplazo de disco artificial.

No se considera que las hernias de disco recurrente estén directamente relacionadas con la actividad del paciente, y probablemente tengan más que ver con el hecho de que dentro de ciertos espacios intervertebrales existen múltiples fragmentos de disco que pueden salir en una fecha posterior. Lamentablemente, con un enfoque de cirugía de columna mediante microdiscectomía posterior, solo alrededor del 5 al 7% del espacio intervertebral puede extraerse, y la mayoría del espacio intervertebral no puede visualizarse.

In This Article:

Además, el orificio en el espacio intervertebral donde ocurre la hernia de disco (anulotomía) probablemente nunca se cierre porque el disco no tiene suministro de sangre propio. Sin suministro de sangre, el área no sana ni cicatriza. Tampoco existe una manera quirúrgica para reparar el annulus (parte exterior del espacio intervertebral).

Después de una cirugía de columna mediante microdiscectomía, se recomienda un programa de ejercicios con elongación y acondicionamiento aeróbico para ayudar a evitar la recurrencia de dolor de espalda o hernia de disco.

Riesgos y complicaciones de la microdiscectomía

Como con cualquier otro tipo de cirugía de columna vertebral, existen varios riesgos y complicaciones asociados con una microdiscectomía, entre los que están:

  • Desgarro de la duramadre (fuga de líquido cefalorraquídeo): esto sucede en 1% a 2% de estas cirugías, no cambia el resultado de la cirugía, pero después de la operación se le puede pedir al paciente que se acueste en posición decúbito durante uno a dos días para que la fuga pueda sellarse.
  • Daño en la raíz nerviosa
  • Incontinencia de intestinos/vejiga
  • Sangrado
  • Infección

Sin embargo, las complicaciones antes mencionadas son muy poco frecuentes en la cirugía de columna mediante microdiscectomía.

Pages: