El dolor radicular suele ser una consecuencia de la compresión o inflamación del nervio espinal. Cuando el dolor irradia en forma descendente por la parte posterior de la pierna hasta la pantorrilla o el pie, en términos comunes, se suele describir como ciática. Este tipo de dolor suele ser profundo y constante y, por lo general, puede ser reproducido con ciertas actividades y posiciones, como sentarse o caminar.

Véase Lo que usted debe saber sobre la ciática

El dolor suele seguir el dermatoma en la pierna, que es el área de distribución de la pierna cubierta por un nervio específico. Cuando un nervio al nivel L4-5 o L5-S1 se ve afectado (los dos niveles inferiores), este dermatoma suele ser el nervio ciático, el cual se ubica en la parte trasera de cada pierna y va hacia el pie.

El dolor radicular también puede estar acompañado de somnolencia y hormigueo, debilidad muscular y pérdida de reflejos específicos. Cuando se evidencia una disfunción real del nervio (los síntomas descritos), esto se denomina “radiculopatía”.

Área de distribución del dolor

El dolor radicular irradia hacia la extremidad inferior (muslo, pantorrilla y ocasionalmente el pie) directamente a lo largo del curso de la raíz de un nervio espinal específico. El síntoma más común de dolor radicular es la ciática (dolor que irradia a lo largo del nervio ciático, en forma descendente en la parte posterior del muslo y la pantorrilla, hacia el pie). La ciática es una de las formas más comunes de dolor causado por la compresión de un nervio espinal en la parte baja de la espalda. Generalmente, es causada por la compresión de las raíces de los nervios de la zona baja de la columna vertebral (L5 and S1).

Con esta afección, el dolor de piernas suele ser mucho más intenso que el de la lumbalgia, y las áreas específicas de la pierna y/o el pie que se ven afectadas depende de qué nervio de la espalda baja sea el afectado. La compresión de raíces de nervios lumbares más altos como L2, L3 y L4 puede causar dolor radicular en el frente del muslo y en la canilla.

Article continues below

Diagnóstico de radiculopatía lumbar

Una radiculopatía es causada por compresión, inflamación y/o lesión de una raíz de nervio espinal en la zona baja de la espalda. Las causas de este tipo de dolor, en orden de prevalencia, incluyen:

  • Hernia de disco con compresión de nervio - es, por lejos, la causa más común de radiculopatía
  • La estenosis foraminal (el estrechamiento del agujero a través del cual sale el nervio espinal debido a osteofitos o artritis) es más común en los adultos mayores.
  • Diabetes
  • Lesiones de la raíz nerviosa
  • Tejido cicatricial de una cirugía previa de la columna vertebral que está afectando la raíz del nervio

Ciática, el término que se utiliza comúnmente para describir el dolor radicular que se extiende a lo largo del nervio ciático, describe dónde se siente el dolor, pero no es un diagnóstico real. Por lo general, se llega al diagnóstico clínico a través de una combinación de los antecedentes del paciente (con inclusión de una descripción del dolor) y un examen físico. Los estudios de diagnóstico por imágenes (RMN, TAC, mielograma) se utilizan para confirmar el diagnóstico y, por lo general, muestran el efecto causado en la raíz del nervio.

Tratamiento de la radiculopatía lumbar

Por lo general, se recomienda la realización de un curso de tratamiento no quirúrgico (como fisioterapia, medicamentos e inyecciones selectivas en la columna vertebral, entre otros) de seis a ocho semanas. Si el tratamiento no quirúrgico no alivia el dolor, es posible que se recomiende la cirugía descompresiva, como la laminectomía y/o discectomía/microdiscectomía. Este tipo de cirugía, por lo general, brinda un alivio del dolor radicular/dolor en las piernas para el 85 % al 90 % de los pacientes. Para los pacientes que presentan un dolor de piernas severo u otros síntomas serios, como la debilidad muscular progresiva, es posible que este tipo de cirugía sea recomendada seis semanas antes del tratamiento no quirúrgico. La cirugía de espalda para el alivio del dolor radicular (dolor en las piernas) es mucho más confiable que la misma cirugía para el alivio de la lumbalgia.

La decisión de proceder con la cirugía está basada en la gravedad del dolor de piernas y/o la presencia de debilidad muscular significativa. Es importante destacar que si no es posible documentar de manera definitiva la compresión del nervio a través de una RMN, TAC o mielograma, entonces no se recomienda la cirugía de espalda, ya que no se cree que vaya a ser exitosa.

Pages: